Las personas contagiadas de coronavirus pueden sufrir síntomas o efectos a largo plazo, sin importar la gravedad de la enfermedad que atravesaron cuando se contagiaron, y hasta en muchos casos, sin haberse dado cuenta del contagio.

Mientras avanza la vacunación en la Argentina, en esta nota se explican ocho signos que pueden servir de alerta para saber si alguien ya transitó la enfermedad, y no se enteró.

Las infecciones oculares como la conjuntivitis, son una de las señales. El Colegio de Optometristas señaló que “cualquier infección del tracto respiratorio superior puede resultar en conjuntivitis viral como complicación secundaria, y este también es el caso de Covid-19”.

Otra condición persistente y preocupante es la que se conoce como confusión o “niebla” mental, que puede ser “una combinación de problemas de memoria a corto plazo, concentración o dificultad para expresarse”. Puede persistir hasta incluso un año después de la enfermedad.

Una tos crónica también son síntomas que perduran en el tiempo. Pero hay que saber diferenciar esta última, de una tos típica. Los médicos afirman que mayormente dura hasta medio día, y es muy distinta a la tos “de fumadores”.

La dificultad para respirar o “disnea”, es otra señal. Puede ir acompañada de opresión en el pecho, respiración rápida y palpitaciones del corazón. Y es poco probable en los jóvenes o aquellos sin condiciones de salud preexistentes, pero hay que estar atentos.

Un estudio del American Journal of Gastroenterology dio como resultado que el 48,5% de las 204 personas infectadas por el coronavirus en la provincia china de Hubei tenían síntomas digestivos como diarrea.

La pérdida del olfato y el gusto es uno de los síntomas más famosos de esta enfermedad, ya que ha sido también uno de los más extraños y que ayudan a diferenciarla de una gripe o un resfrío.

La Asociación Británica de Otorrinolaringología explicó que estas alteraciones se pueden extender incluso semanas después de contagiarse.

Finalmente, otro de los signos que persisten con el paso de las semanas y los meses es la fatiga física. De hecho, también es un efecto secundario de recibir la vacuna contra el Covid-19 y se puede prevenir fácilmente mediante reforzar el sistema inmunológico con una correcta nutrición