Recibir la vacuna contra el Covid-19 no significa que debamos relajarnos con las medidas de prevención. Frenar la propagación del virus y terminar con la pandemia es responsabilidad de todos los seres humanos.

Cuidar la salud, también. Y en este marco, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), una agencia de la Unión Europea con sede en Parma, Italia, comunicó que después de la vacunación es importante reforzar la dieta con ciertos nutrientes.

“Las Vitaminas A, C, D, B6, B9 y B12 han demostrado ser cruciales para mantener los componentes inmunes con su actividad normal, ayudando a prevenir y tratar infecciones, entre ellas la COVID-19”, confirmaron los científicos especialistas del Panel de la EFSA) al exponer, en su último compendio, los resultados de diversos estudios.

Así, la intervención nutricional puede constituirse en otra estrategia fundamental en la lucha contra el nuevo coronavirus. Minerales como el zinc, selenio, hierro y cobre, también son indispensables para que el sistema inmunológico esté en óptimas condiciones y el cuerpo reaccione de manera correcta luego de recibir las dosis.

La idea es fortalecer las defensas pero también de contrarrestar los efectos secundarios de la vacuna contra el covid-19, como el cansancio, dolor de cabeza y/o muscular.

Por supuesto que además de la alimentación, otros hábitos saludables para mantener el organismo en óptimas condiciones son dormir ocho horas diarias, hacer ejercicio regularmente, llevar una dieta balanceada, cuidar las emociones y mantener el cuerpo hidratado.

La idea es fortalecer las defensas pero también de contrarrestar los efectos secundarios de la vacuna contra el covid-19

Ahora bien, a pesar de que los alimentos llegan a nuestra mesa cada vez más procesados y perdiendo sus propiedades naturales, ¿en cuáles deberíamos encontrar los nutrientes necesarios para combatir las secuelas de la inmunización contra el coronavirus?

La vitamina A se encuentra en alimentos de origen animal como la carne vacuna, pollo, pescado y lácteos. También de las frutas color naranja y amarillo.

Para las vitaminas B6, B9, B12 hay multivitamínicos que las concentran, se recomienda antes consultar con un médico y buscar aquellos suplementos que sean provenientes de granjas con certificación orgánica.

Quienes apuesten a adquirir estas sustancias en su estado natural, pueden optar por consumir banana, carne magra de cerdo, huevo, semillas de girasol y salmón.

Por otra parte, también es imprescindible la vitamina C, una de las vitaminas más famosas y como bien se sabe, la fuente más popular está en los cítricos.

La OMS recomienda comer cinco frutas al día, así que después de recibir la vacuna contra el Covid-19 puede ser un buen momento para comenzar a hacerle caso a las autoridades de salud.

Se recomienda buscar suplementos que sean provenientes de granjas con certificación orgánica

El 85% de los niveles de vitamina D provienen de la luz solar, por ello se recomienda tomar baños de sol –siempre usando bloqueador de rayos UVA/UVB– durante al menos 15 minutos, siempre y cuando no sea de 12 a 16 horas, que es cuando puede causar más daño en la piel. Pero la vitamina D también puede obtenerse de alimentos como el huevo, lácteos y crustáceos.

Los alimentos ricos en zinc, son por ejemplo el chocolate negro, las semillas de calabaza y el arroz integral. Para obtener selenio, se recomienda incluir en la dieta champiñones, germen de trigo, ajo y piñones.

El hierro puede encontrarse en espinacas, quinoa, pavo. El cobre, que trabaja con el hierro para ayudarle al cuerpo a la formación de los glóbulos rojos y a fortalecer el sistema inmunológico, se obtiene aumentando la ingesta de frutos secos, hígado, mariscos y ciruelas