Una escalofriante historia tuvo lugar en la guardia del Sanatorio Finochietto, ubicado en el barrio de Palermo de la ciudad de Buenos Aires.

El hecho ocurrió durante la madrugada del pasado viernes, una fecha por demás curiosa ya que según expertos en numerología afirman que el 11/11/22 se abrió un portal energético muy poderoso a nivel mundial.

Según las imágenes captadas por las cámaras apostadas a la entrada del nosocomio, todo comenzó a las 3:26 horas.

Allí se pudo observar al encargado de la seguridad del edificio ubicado en la esquina de avenida Córdoba y calle Boulogne Sur Mer, realizando una confusa maniobra.

Ciudad de Buenos Aires

Al ver las puertas automáticas abrirse, el hombre, quien además era responsable de registrar a todo aquel que ingresara al hospital, se levantó tranquilamente de su silla y se acercó a recibir a una extraña visitante.

Según habría indicado más tarde, se le acercó una mujer pidiendo ser atendida por un médico de la Guardia. Cómo ocurre habitualmente, el empleado le tomó los datos personales y la hizo pasar.

En el video que salió a la luz y trascendió a las redes sociales, se lo pudo ver corriendo la cinta para ingresar y mostrando el camino hacia el consultorio, a la nada misma.

Sin dudar que se trataba de una paciente, hasta le ofreció una silla de ruedas por si se le complicaba caminar. Pero lo que descubrió después, lo hizo estremecer tanto a él como a los que hicieron circular el video viral.

Redes sociales.

Al notar que la supuesta mujer no salía del hospital, el guardia se habría comunicado con los doctores para ver qué pasaba y lo que escuchó lo hizo transpirar.

Tras negarle que hubiesen atendido a alguien, él les mostró los datos de la persona que había ingresado al lugar y constataron que se trataba de una paciente que había fallecido tres horas atrás.

El nombre coincidía con la difunta pero era imposible que fuese un ser humano real. Ante el espeluznante suceso, según indicó la prensa, tuvieron que practicarle al empleado un examen psicotécnico esa misma tarde.

Y mientras las autoridades desmintieron haber visto los datos de la mujer en el registro de ingreso al hospital, la compañía de seguridad tercerizada decidió llamarse al silencio.

Hubo quienes creyeron que la historia era real, y también muchos consideraron que podía tratarse de una broma.

Lo que más llamó la atención fue que la puerta se abrió sola, pero Guillermo Capuya, responsable de Relaciones Institucionales del Sanatorio Finochietto indicó que “la puerta está rota, se abrió como 28 veces en 10 horas”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Escrachan a inspectora municipal quedándose con el dinero que se le cayó a una clienta: Mirá la indignante maniobra