La docencia es considerada una de las profesiones más importantes, y a la vez peor remuneradas en nuestro país. Según datos del Ministerio de Trabajo, el Salario Mínimo Nacional Docente Garantizado está en $64.000 este mes.

Esto es sólo unos $6.000 por encima del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM), con el que una familia debería costear gastos como alquiler, servicios, transporte, medicamentos, alimentos y vestimenta, entre otros.

Como un cargo no es suficiente, la mayoría de los maestros trabajan doble turno, dictan clases particulares o hasta desarrollan actividades totalmente distintas a la formación académica que recibieron, con tal de mejorar su calidad de vida.

Cuando hay vocación de servicio, muchos llevan cabo su tarea ante circunstancias apremiantes, y a muy pocos se les reconoce el esfuerzo.

Recientemente, uno de ellos fue Julio Castro, profesor de matemáticas que viajaba 6 horas diarias en moto y colectivo para dar clases.

Por ese compromiso con su educación, los alumnos de la secundaria judía Yula en California (Estados Unidos), recaudaron fondos y le compraron un auto.

Algo parecido aunque en menor escala, le sucedió a la “señorita Paula” de segundo grado, en la ciudad de Rosario, Santa Fe.

En el marco del Día del Maestro, padres y alumnos del Colegio San Antonio María de Gianelli decidieron hacer un atípico “regalo lleno de amor”.

Como este año el 11 de septiembre cayó domingo, la sorprendieron el lunes con un inédito agasajo, que luego describió en entrevista con la prensa local.

“Ingreso con los chicos al aula y veo que en la puerta me estaban esperando las mamás. Me acerco y las veo con un paquete enorme, y arriba una cajita”, comenzó diciendo.

“Cuando la abro, me encuentro con un collar de plata grabado con mi nombre, y atrás decía ‘con amor, tus alumnos de segundo grado 2022′. Pero todos me decían ‘¡abrí la torta, abrí la torta!’”, recordó.

Efectivamente, comprobó que lucía deliciosa, pero la sorpresa mayor llegó cuando le señalaron que debía sujetar el corazón decorativo. Al levantarlo, descubrió una larga tira de billetes enganchados.

Como se puede observar en el video, los padres captaron la emocionante y disparatada reacción tanto de ella como de sus pequeños alumnitos, ante la gran cantidad de papeles de mil pesos que salían del pastel.

“¡Platita seño, platita!”, gritaban los nenes. “¡Seño sos millonaria, seño sos rica!” le decían con toda su inocencia ante la gran sorpresa.

El hecho fue todavía más conmovedor para quienes se enteraron que ese era su Día del Maestro presencial, ya que se había recibido en 2019 y sus primeros años de clase habían sido virtuales debido a la pandemia.

“El reconocimiento no es solo en lo material, sino que los papás valoran el trabajo del día a día de uno con los chicos”, señaló Paula.

Finalmente, se mostró muy agradecida a toda la comunidad educativa: “Se ve el amor de los chicos y las familias en este gesto. No solamente por la torta y el dinero, sino que también me llenaron de dibujitos, abrazos y besos”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Aprendiendo las provincias, le enseñan a decir “Tu-cumán” y ella repite “Mi-cumán”: ternura y mucho amor