El petróleo subió hoy casi 3% debido a los datos de una caída en los inventarios de los Estados Unidos y por una mayor demanda de combustibles impulsada por una ola de frío polar en el hemisferio boreal.

El barril de la variedad WTI subió 2,8% para cerrar en 53,70 dólares mientras que el tipo Brent escaló 2,5% y concluyó en 56,40 dólares, de acuerdo con cifras suministradas por la agencia Bloomberg.

Los datos del stock de crudo en el centro de distribución de Oklahoma muestran una reducción superior a los 2 millones de barriles, lo que supone también una baja en el nivel general.

Una fuerte tormenta de viento y nieve azotó el nordeste de los Estados Unidos., provocando el cierre de aeropuertos y demás actividades en las principales ciudades de la costa este.

La producción de petróleo de la OPEP subió por séptimo mes en enero, como consecuencia de los recortes en la producción dispuestos por el cartel.

En tanto, la producción de gas y de petróleo en Rusia también aumentó en enero, luego del último acuerdo de Moscú con la OPEP sobre recortes de producción.

Los operadores de hidrocarburos no convencionales de los Estados Unidos volvieron a los campos petroleros ante lo que se proyecta como una suba de la demanda, ya que entre el frío y los recortes adicionales de Arabia Saudita para febrero y marzo, faltará crudo aún con el actual brote de coronavirus.

Por su parte, el oro aumentó 0,7% para cerrar en 1.864 dólares, tras conocerse un informe trimestral del Consejo Mundial del Oro (WGC), que indicó que la demanda global de oro en 2020 cayó a su menor nivel en 11 años debido al coronavirus que derrumbó las ventas de joyerías y bancos centrales.

La pandemia también transformó la geografía de las operaciones del oro, sacando lingotes desde Asia, donde la mayoría del metal se vende como joyas, y llevándolo a Europa y Estados Unidos, donde los inversores son los consumidores dominantes.

Como consecuencia de ello, el valor del oro en 2020 subió 25%, debido a que los inversores tienen un impacto mucho mayor sobre los precios que el mercado de las joyas.

En 2020, la demanda global de oro cayó a 3.759,6 toneladas, una baja de un 14% respecto a 2019 y el primer año que no supera las 4.000 toneladas desde 2009.

Así, 2020 terminó con una nota débil, con la demanda desde octubre 2020 a diciembre 2020 en 783,4 toneladas, una caída interanual de -28% y el nivel más bajo para cualquier trimestre desde 2008. (Télam)