El ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Santiago Cafiero, expresó hoy que “necesitamos un cambio de paradigma financiero para avanzar en un desarrollo resiliente y sustentable”, al disertar en la Segunda Sesión Plenaria Salud, en el marco de la 17ª Cumbre de Líderes del G20, en reemplazo del Presidente quien se ausentó unas horas por un tema de salud.

En ese sentido, afirmó que el G20 “tiene una responsabilidad clave en esta tarea” y también “posee la capacidad, y el poder político para impulsar el desarrollo de los instrumentos concretos que sienten las bases para una nueva solidaridad global”.

“En los picos de demanda de equipos y productos no puede suceder que, otra vez, la concentración de la producción y la distribución afecte a la mayoría de los países”, declaró el Canciller y agregó que, para evitarlo, “la Argentina continúa apoyando todos los esfuerzos para diversificar los lugares de producción de bienes médicos esenciales, tal como lo conocen bien los países que integran la Organización Mundial de la Salud”.

Cafiero, quien reemplazó en la exposición al Presidente debido a un tema de salud,

enfatizó que “una política de salud presupone siempre una política social porque no hay comunidad digna de ese nombre si mira impávida cómo desciende la expectativa de vida” y puntualizó: “Lo hemos sufrido en carne propia: América Latina concentra el 8 por ciento de la población mundial, pero a la vez el 26 por ciento del total de muertes relacionadas con el COVID”.

En ese marco, el Canciller expresó que “para la Argentina, la salud es un derecho humano fundamental” y que “con base en ese principio y en la perspectiva de género” desde el Gobierno Nacional “reafirmamos que los medicamentos, tratamientos y vacunas contra el COVID-19 son bienes públicos globales. Ello implica que deben ser distribuidos justa y equitativamente en todo el mundo, sin exclusiones, condiciones ni demoras”.

Ante las autoridades presentes recordó que en la en la décimo segunda Conferencia Ministerial de la OMC los miembros “acordamos una decisión sobre propiedad intelectual vinculada a las vacunas para el COVID-19” y propuso: “Ahora es el momento de extender esta decisión a los diagnósticos y tratamientos, elementos cuya importancia relativa se ha ampliado en esta etapa”.

El Canciller agregó que Argentina “continúa trabajando intensamente en políticas públicas de apoyo a la investigación y el desarrollo para combatir la pandemia” y detalló que alguna de las empresas nacionales “están integradas en las cadenas de producción mundial de dos vacunas internacionales, con una capacidad de producción de ciclo completo, lo que nos permite incorporar nuevos desarrollos”.

“La experiencia reciente demuestra la necesidad de reforzar las cadenas de suministro regionales de tal manera de reducir la vulnerabilidad sanitaria de Americe Latina frente a futuras crisis”, afirmó Cafiero y concluyó: “La región tiene los recursos para desarrollar una industria farmacéutica, de biotecnología y servicios de salud integrada y competitiva”