La Unión Europea (UE) confirmó la reapertura de su mercado, a partir de mayo, para el ingreso de los cítricos argentinos, luego de la interrupción dispuesta por el bloque en agosto del año pasado, tras detectar en un cargamento de limones algunos casos de la enfermedad denominada "mancha negra" (Phyllosticta Citricarpa), anunció hoy el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

Es una "buena noticia para el país, gracias al trabajo de productores, el Senasa y los ministerios de Agricultura, Ganadería y Pesca, y de Relaciones Exteriores", destacó Carlos Paz, presidente del organismo sanitario, en referencia a la Decisión de Ejecución de la Comisión (UE) N° 2021/682, publicada hoy en el Boletín Oficial del bloque comunitario.

El funcionario resaltó el "papel clave" del Senasa en cuanto a las acciones para recuperar ese mercado, ya que "reforzó las medidas de control en campo y empaques".

El organismo también aumentó el personal de sus equipos regionales a fin de "fortalecer y mejorar la supervisión de cítricos para exportar a la UE, lo que le dará impulso a nuestras economías regionales", agregó Paz.

Un comunicado del Senasa precisó que cuatro de cada diez frutas que exporta la Argentina son cítricas, mientras la UE es uno de los principales destinos, al cual se exportan unas 150.000 toneladas anuales.

La medida adoptada por la UE durante la campaña pasada se fundamentó en el riesgo para sus producciones ante la entrada y diseminación de dicha plaga, notificada tras haber interceptado cargamentos de limones argentinos.

En ese contexto, a mediados de julio del año pasado el sector exportador de limones argentinos decidió discontinuar los despachos hacia Europa de manera preventiva, ante los repetidos cargamentos detenidos en los puertos europeos.

El Senasa recordó que esa situación "demandó la revisión e intensificación de las medidas implementadas en el marco del programa de trabajo para la exportación a este destino, tarea que se llevó a cabo en un extenso trabajo conjunto entre los sectores público y privado".

Concretamente, en marzo de este año la UE llevó a cabo una auditoría al Programa de Exportación de Fruta Fresca Cítrica, con el objetivo de constatar la implementación de las medidas correctivas exigidas para la exportación de cítricos durante esta campaña.

"Las medidas y condiciones para el reingreso de fruta cítrica a la UE incluyen acciones adicionales que deben ser llevadas a cabo tanto por los distintos actores del sector privado de la cadena citrícola como del sector público", agregó el comunicado.

Esas acciones incluyen la aplicación obligatoria a campo de tratamientos fitosanitarios contra mancha negra; la verificación oficial de la aplicación de estos tratamientos; y el análisis de laboratorio de la fruta muestreada, tanto en campo como en empaque, cuando se detecten síntomas sospechosos de la enfermedad.

De igual modo se estableció la comunicación oficial a la UE de las listas de unidades productivas y el nombre de las empresas responsables de las unidades, así como las actualizaciones de dichas listas.

A pesar de que el año pasado sólo se advirtió la enfermedad en embarques de limones y en cinco partidas de naranjas producidas en provincias del Noroeste argentino, la Unión Europea decidió extender la prohibición a los cítricos producidos en todo el país, lo que incluyó también a las naranjas del NEA.

Funcionarios argentinos definieron entonces la medida como "apresurada, ya que desde el punto de vista normativo sanitario internacional no se hicieron las pruebas de laboratorio de las intercepciones hechas en limón como en naranjas".

Por lo cual, se indicó en aquel momento, no existió el aval científico de las pruebas de laboratorio y tampoco se hizo lugar al pedido argentino de "aplicar el concepto de regionalización, excluyendo de la suspensión a los cítricos dulces de la región NEA" que no tuvieron ninguna intercepción de la enfermedad.

Al momento de la prohibición ya se habían realizado más del 80% de las exportaciones de limones hacia la UE, y cerca del 50% de los embarques estipulados de naranjas.

Frente a las nuevas condiciones, el Senasa remarcó que está actuando para implementar o verificar las acciones preventivas tanto en los aspectos operativos como informáticos.

"Se presenta en adelante el desafío de continuar con las exportaciones y mantener el mercado operativo, debido a la relevancia que tiene para nuestra fruta", concluyó el comunicado del organismo sanitario. (Télam)