La negociación de Facturas de Crédito Electrónica MiPyME (FCEM) en el Mercado de Capitales creció un 100% en 2021 en relación al mismo período de 2020, una herramienta que ofrece alternativas de financiamiento para más de 215.000 empresas sin necesidad de evaluación crediticia.

Desde la creación de la FCEM, más de 215.000 contribuyentes -de los cuales el 50% son MiPyMEs empleadoras-, generaron una factura de este tipo con el propósito de vincularse comercialmente con una empresa grande.

La cartera de Desarrollo Productivo informó que los datos provistos por la AFIP a la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores (SEPyME), autoridad de aplicación del

régimen, arrojan que entre enero y diciembre de 2021 se emitieron en promedio mensual 401 mil FCEM por $568.000 millones.

El monto total de FCEM negociadas en el Mercado Argentino de Valores (MAV) durante ese periodo fue de $4.240 millones, según datos preliminares de la Comisión Nacional de Valores (CNV).

La tasa promedio a la cual se financiaron las MiPyMEs fue del 38% anual, y se trata de un tipo de financiamiento que permite que más empresas accedan a capital de trabajo sin evaluación crediticia, ya que el sistema financiero evalúa el riesgo de la gran empresa y además no consume el cupo de crédito del proveedor.

Click to enlarge
A fallback.

Los números reflejan el enorme potencial que tiene el instrumento a medida que las entidades bancarias se vayan incorporando al Nuevo Sistema de Circulación Abierta del Régimen de Factura de Crédito Electrónica, que entró en vigencia en 2020, y que irá sumando nuevas funcionalidades durante 2022.

“La FCEM busca consolidar las cadenas productivas en el país y fortalecer las relaciones comerciales entre PyMEs y grandes empresas, permitiendo que las pequeñas y medianas empresas tengan mayor certeza de cobro y mejoren su estructura financiera", afirmó el titular de la SEPyME, Guillermo Merediz.

A su vez, el secretario señaló que el sistema "propicia que las más grandes empresas generen cadenas de proveedores más sólidas y, de esta forma, mejorar la productividad del país”.

A fines de diciembre se modificaron los plazos de la Factura de Crédito Electrónica MiPyME (FCEM), con el objetivo de mejorar la cadena de pagos de aquellas MiPyMEs que se vinculan comercialmente con grandes empresas.

De esta manera, aquellas MiPyMEs que emitan desde julio de 2022 una FCEM a alguna de las 1.300 empresas grandes, que figuran en el listado que publica la AFIP, se verán beneficiadas con una reducción en el plazo de cancelación, aceptación o rechazo de sus facturas de 30 a 25 días.


(Télam)