El barril de petróleo cerró hoy con una leve suba en Nueva York y cortó una serie de caídas consecutivas, producto de compras de oportunidad registradas sobre el final de la jornada, como consecuencia de que los precios se encuentran debajo de los 100 dólares.

El barril de la variedad WTI subió 0,2% y se pactó en 96,50 dólares; mientras que el tipo Brent ganó 0,3% y se negoció en 99,90 dólares, según cifras consignadas en el New York Mercantil Exchange (NYMEX).

Los operadores salieron a la compra de futuros en la última hora de negocios, ante el derrumbe de precios, producido por el avance de la inflación en EEUU y la posibilidad de que la Reserva Federal (FED) aplique una suba de tasas de interés que pueda afectar aun más el crecimiento económico y que disminuya la demanda mundial de combustibles.

El miedo a una menor demanda hace que el crudo se encuentre en valores similares a la etapa previa a la invasión de Rusia a Ucrania, que disparó la suba de precios y las sanciones a Moscú.

La inflación de junio en los Estados Unidos se situó 9,1% anual, el porcentaje más alto desde noviembre de 1981, empujado por el encarecimiento de la energía y de los alimentos.

A criterio de los analistas, ante este contexto, la FED aplicará una fuerte suba de tasas que podría llegar a un punto porcentual, en su próxima reunión del 26 y 27 de julio.

El fortalecimiento del dólar estadounidense juega en contra de un alza en el precio de las materias primas y en especial, del petróleo.

El índice del dólar alcanzó un máximo de 20 años ayer, lo cual hace que las compras de crudo sean más caras para los compradores de otras divisas.

El rebrote del COVID-19 en China opera también como otro factor de freno en el alza de los precios y podría influir en la demanda del petróleo.

Ahora los inversores tiene su atención focalizada en la cumbre que mantendrán mañana, en Riad, el presidente de los Estados Unidos, Joseph Biden, con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammad Bin Salman, en la que se espera un compromiso de la corona saudí y de sus aliados de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), para bombear más petróleo y que los precios bajen.

El objetivo de la Casa Blanca es que la baja del crudo impacte menos en el alza de los precios de los bienes y servicios, de manera de alcanzar una caída en el índice de inflación.

La visita de Biden se inscribe dentro de una gira del mandatario norteamericano por Oriente Medio, en la cual Washington busca fortalecer su alianza diplomática con Jerusalén y Riad, para neutralizar el desarrollo del programa nuclear de Irán y bloquear su expansión en la región.

El compromiso de la Casa Blanca también incluye el suministro de tecnología, armas y aviones a Israel y a Arabia Saudita, para aumentar sus sistemas de defensa.

Por su parte, el precio de los contratos de futuros de gas natural para agosto bajaron 0,4% para cerrar en 6,66 dólares.

Finalmente, el oro volvió a caer y se negoció 1.709 dólares por onza. (Télam)