El secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, y el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, recibieron hoy al ministro de Hidrocarburos y Energía de Bolivia, Franklin Molinase, para ultimar detalles sobre la integración eléctrica con el país vecino, días antes de que entre en servicio comercial la línea de interconexión entre la localidad salteña de Tartagal y Yagacuá, en el país vecino.

La línea de interconexión entre Yagacuá y la subestación de Tartagal tiene una longitud aproximada de 120 kilómetros, de 132 KW y una capacidad de transporte de hasta 120 MW, precisó Energía en un comunicado.

La obra permitirá un abastecimiento abundante y confiable a la ciudad de Tartagal y a localidades vecinas como Orán, Piquirenda, Tabacal, Pichanal, Senda Hachada y Dragones, aliviando el vínculo con San Juancito.

Al mismo tiempo, el intercambio eléctrico reducirá las emisiones contaminantes y los costos derivados de la generación eléctrica con combustibles líquidos, resaltó la secretaría que depende del Ministerio de Economía.

“Estos son avances concretos que nos permiten aprovechar adecuadamente los recursos de cada región y una herramienta que responde a las necesidades de ambas naciones”, destacó Martínez.

A su parte, el subsecretario Basualdo señaló que a través de la interconexión regional se podrá mejorar el abastecimiento eléctrico y también disminuir los costos y reducir el impacto ambiental de la generación con combustibles líquidos, dando confiabilidad al suministro y profundizando la integración binacional.

“Este es un hecho de integración energética entre los pueblos que posibilitará garantizar el suministro a las poblaciones vecinas de ambos países”, sostuvo el ministro boliviano Molinase.

De esta manera, la interconexión “va a permitir que tanto Bolivia como Argentina puedan aprovechar de mejor manera sus recursos”, aseguró el gerente de Transmisión de la Empresa Nacional de Electricidad de Bolivia (ENDE), Filiberto Soto.

En tanto, Molinase remarcó que el proceso se encuentra “en la etapa final, sólo faltan realizar las pruebas de energización para materializar la interconexión”.

Del encuentro también participaron el embajador boliviano en Argentina, Ramiro Tapia; el embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro; la directora jurídica de la cartera de Hidrocarburos y Minería del país vecino, Virginia Miranda; el presidente ejecutivo de Litio, Carlos Ramos; y la directora ejecutiva de la Agencia Boliviana de Energía Nuclear, Hortensia Jiménez. (Télam)