La Argentina y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) pusieron en marcha un proyecto de asistencia técnica a países del Caribe, que impulsará la capacidad productiva del sector agrícola y una mejora de la vida rural en los Estados insulares de esta región.

El proyecto apunta a fortalecer los sistemas sanitarios y fitosanitarios, facilitar el comercio agropecuario y preservar los recursos naturales, de modo de fortalecer la seguridad alimentaria y nutricional en la región caribeña, altamente dependiente de las importaciones de alimentos, informó el IICA en un comunicado.

La Dirección General de Cooperación Internacional (DGCIN) de la Cancillería lidera el proyecto, que se implementa a través del Fondo Argentino de Cooperación Internacional (FO.AR), instrumento por medio del cual la Argentina promueve actividades de Cooperación Sur-Sur y Triangular a través de iniciativas de cooperación técnica con otros países y organismos regionales e internacionales.

El acuerdo entre la Cancillería argentina y el IICA tiene el objetivo de facilitar la transferencia de conocimientos y experiencias, para mejorar la agricultura y el desarrollo social en el medio rural en el Caribe y Centroamérica.

La iniciativa constituye la puesta en práctica del Programa de Cooperación Triangular Sur-Sur establecido a través del Memorándum de Entendimiento firmado en abril por el ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la República Argentina, Felipe Solá, y el director general del IICA, Manuel Otero.

La iniciativa servirá para compartir buenas prácticas desarrolladas en Argentina en la actividad agrícola, y también para detectar prioridades de trabajo y problemáticas en la que necesitan focalizarse los productores caribeños para mejorar sus rendimientos y favorecer la seguridad alimentaria en sus países.

El director general del IICA, Manuel Otero, destacó "la importancia de impulsar la cooperación de la Argentina y otros países del Mercosur, que son grandes productores y exportadores de alimentos, con naciones del Caribe, que padecen problemas de inseguridad alimentaria, son extremadamente vulnerables al cambio climático y tienen debilidades en sus estrategias de desarrollo rural"

"Una de las lecciones que deja la pandemia es que es necesario poner en marcha más acciones de cooperación, que sean más modernas y en las que actúen conjuntamente socios de los sectores público y privado", finalizó. (Télam)