La localidad jujeña de Tilcara abrió hoy su temporada turística 2022 bajo la premisa de ofrecer a los visitantes “el mejor comienzo de año”, en referencia a las propuestas de la 65ª edición del programa cultural "Enero Tilcareño", informaron autoridades de esa localidad de la Quebrada de Humahuaca.

Durante el acto, realizado en la plaza central del pueblo, las autoridades recibieron a los turistas y solicitaron "unir esfuerzos" de prevención ante la emergencia sanitaria por coronavirus.

“Es un lanzamiento de temporada atípica por la situación de pandemia que estamos viviendo y es un año más que la tenemos que enfrentar juntos con cada una de las instituciones y visitantes”, dijo el jefe comunal, Ricardo Romero, durante la ceremonia.

También pidió colaboración en los cuidados sanitarios, ya que a que de ello “va a depender que transitemos el programa cultural del Enero Tilcareño y lleguemos hasta el carnaval”.

Los eventos al aire libre requerirán el pase sanitario, y la comuna contará con profesionales de la salud para atender contingencias en locaciones gastronómicas y hoteleras.

Entre las propuestas culturales del Enero Tilcareño hay una variada agenda de actividades, tendientes a alentar las expresiones musicales, teatrales, y el arte en general.

Click to enlarge
A fallback.

Durante la jornada, las autoridades locales agasajaron a los primeros visitantes, Sonia Bolivasich, de Rosario; Cristina González, de la provincia de Salta, y Sol Potente bonaerense, entre otros turistas.

Tilcara se destaca por su riqueza arqueológica y un marcado circuito de museos, además de los caminos y peñas del paraje Juella, la Garganta del Diablo y la fortaleza del Pucará son los paseos más frecuentados por los visitantes amantes de la cultura y naturaleza.

El paraje de Juella integra uno de esos circuitos, a siete kilómetros al norte de Tilcara, sobre el valle del río Juella, y se trata de un poblado prehispánico con yacimientos arqueológicos.

Otro de los principales atractivos es la Garganta del Diablo, una gran cascada en el cauce superior del río Huasamayo, desde donde se tiene una espléndida vista de la Quebrada de Humahuaca y del nevado del Chañi, a la que se accede sin mayores dificultades tanto por la carretera como por pequeños senderos aptos para caballos o bicicletas. (Télam)