La ciudad tucumana de Tafí Viejo ofrece esta temporada de verano un abanico de opciones que abarcan un histórico recorrido por los talleres ferroviarios que funcionaron allí y además poder descubrir el legado cultural heredado de las comunidades que habitaron ese territorio hace más de 3.000 años.

Tafí Viejo, conocida también como la ciudad del Limón por la producción de ese fruto, se encuentra ubicada a aproximadamente 23 km de la capital tucumana, una corta distancia que permite a sus visitantes poder ir a conocer y volver en el mismo día.

El Museo Ferroviario, situado en Sáenz Peña 234, cuenta con recorridos guiados gratuitos que se realizan los miércoles, de 17 a 21, y los sábados de 9 a 13, y que invitan a conocer la historia de la ciudad y su estrecho vínculo con el ferrocarril.

Los guías especializados cuentan cómo fueron los años de oro de Tafí, el proceso histórico que estuvo signado por el ferrocarril y cómo repercutió en la idiosincrasia y la memoria colectiva de los taficeños y todos los tucumanos.

Tafí Viejo fue cuna de los talleres ferroviarios más importante de América Latina, que fueron cerrados en la década del '70 con la llagada del Gobierno militar, tiempos en que más de 5.000 trabajadores estaban empleados en el lugar y muchos de ellos fueron detenidos-desaparecidos, para ser desmantelados finalmente en 1980 por la dictadura cívico-militar.

Los talleres fueron reabiertos brevemente en 1984 con el Gobierno democrático de Raúl Alfonsín, pero los sucesivos gobiernos volvieron a cerrarlos y a ponerlos en funcionamiento nuevamente.

Por otra parte, los interesados en descubrir el legado arqueológico de la ciudad pueden visitar el Laboratorio y Centro de Interpretación Arqueológica “Thaaui”, abierto de lunes a domingo, de 9 a 21 y con entrada gratuita.

Chamanes que curan, rituales que auguran buenas cosechas, batracios que ruegan por lluvia y muertos que trascienden el tiempo en vientres de barro, son algunas de las costumbres que se pueden apreciar en un recorrido científico que incluye una muestra permanente de los objetos que cuentan los orígenes, evolución, formas de vida y creencias de los habitantes que poblaron ese territorio hace más de 3.000 años.

Otra actividad realizada por el museo es un “Taller para aficionados de la arqueología”, que invita vivir la experiencia de ser arqueólogo por un día.

El taller es abierto a todo público y se realizará el 18 y 25 de enero, a partir de las 9. Los interesados deben comunicarse al 3814542661 para inscribirse, ya que los cupos son limitados.

(Télam)