Los organizadores del carnaval de Río de Janeiro advirtieron hoy que si las autoridades, que confirmaron la realización de la gran fiesta carioca, disponen reducir la cantidad de público en el sambódromo, pospondrán los desfiles de las escuelas de samba, que son el gran atractivo de la celebración, ya cancelada el año pasado, informó el Instituto Brasileño de Turismo (Embratur)

Desde la Liga Independiente de Escuelas de Samba (Liesa) de Río de Janeiro señalaron que este espectáculo no es como el fútbol, que se puede hacer con poca cantidad de público, ya que tendrían problemas económicos porque tampoco pueden reducir el tamaño del desfile.

En ese sentido, su presidente, Jorge Perlingeiro, expresó: "Quiero advertir a todos, ¡el Carnaval no es así! (como el fútbol) No podemos reducir el tamaño de este espectáculo, ni la audiencia, porque entonces no tendremos suficiente dinero para financiar este mega evento, y mucho menos componentes ”.

El dirigente lanzó su advertencia durante una audiencia pública de la Comisión Especial de Carnaval celebrada hoy en la Cámara Municipal, en la que las autoridades ratificaron la realización de las fiestas carnestolendas.

Según la previsión del Gobierno municipal, a finales de noviembre Río de Janeiro revocará las principales restricciones relacionadas con la pandemia, incluido el distanciamiento social y el uso de máscaras, pero la celebración del carnaval dependerá del escenario de la pandemia hasta mediados de enero y febrero de 2022.

El secretario municipal de Salud, Daniel Soranz, estimó en la audiencia que "a fines de noviembre, podremos levantar prácticamente todas las restricciones principales en la ciudad de Río de Janeiro, pero, si tenemos una alta tasa de transmisión, por sí sola, no será posible tener un carnaval ”.

Click to enlarge
A fallback.

El alcalde, Eduardo Paes, quien se refirió a la importancia del pasaporte de vacunación, que empezará a exigirse a la población para el acceso a lugares cerrados, dijo que Río de Janeiro “es una ciudad turística, que quiere recibir turistas, que quiere volver a la normalidad, que quiere festejar el Reveillon, que quiere tener Carnaval, que quiere tener el verano con hoteles llenos”.

Las autoridades brasileñas exigen a los turistas suramericanos la presentación de un test de Covid con resultado negativo, con una antelación de 72 horas, además de declaraciones juradas de salud, en tanto los menores de 12 años acompañados por sus padres están exentos de la presentación de la prueba de PCR. (Télam)