Miles de turistas y marplatenses disfrutaban de este fin de semana largo con cielo despejado y una temperatura que ronda los 20 grados, en un marco ideal de otoño para disfrutar la belleza natural de Mar del Plata, sus cafés, restaurantes o mientras caminan y practican deportes frente a la costa de esta ciudad balnearia.

El buen clima permitía que este viernes la zona costera congregara a miles de personas que disfrutaban de caminatas y paseos en familia, mientras operados turísticos locales estimaron que cerca de 170 mil personas llegaron en las ultimas horas para disfrutar del mar, las sierras y de la laguna de los Padres.

Acorde a datos proporcionados por diferentes establecimientos hoteleros de la ciudad, la ocupación en promedio ronda el 80%, porcentaje muy similar al brindado en la previa al fin de semana largo por la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica (AEHG) que había informado que la ocupación rondaría entre 70% y 75%.

Durante la Semana Santa del año pasado los datos oficiales daban cuenta de un total de 177 mil turistas que visitaron la ciudad.

Desde este mediodía, además de la costa marplatense, la postal fueron los corredores gastronómico del puerto y de Playa Grande, en los que se observaron largas filas para poder degustar de algún plato gastronómico.

Turistas y marplatenses pudieron saborear langostinos empanados, paella, calamares, pulpo, rabas y cazuelas de mariscos, entres otras especialidades, por valores que oscilan entre los mil y dos mil pesos por persona, además de las tradicionales empanadas de vigilia. (Télam)