El intendente de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro, afirmó hoy que el fin de semana largo venidero será una prueba para Mar del Plata en relación al trabajo realizado en la comuna para la reapertura del turismo durante la pandemia de coronavirus.

En el mayor destino turístico bonaerense esperan miles de turistas en el feriado extendido generado por el Día de la Virgen, para cuando en la costa bonaerense se augura un clima ideal para las actividades al aire libre.

En esta oportunidad, Mar del Plata se prepara para poner a prueba sus protocolos de ingreso y programas sanitarios para la temporada de verano, sostuvo el jefe municipal, en declaraciones a Radio Mitre.

“Nosotros estamos trabajando mucho en lo que tiene que ver con el control, este fin de semana será una prueba para el trabajo que estamos haciendo entre todos”, expresó Montenegro.

Tras afirmar que “se retrasó lo que podría haber ocurrido el 12 de Octubre", el intendente señaló que "por el movimiento de reservas y de consultas, entendemos que este fin de semana va a haber mucha gente en la costa, y eso es muy positivo”, en lo que definió que “será una temporada atípica”.

“Todos los hoteles reabrieron con protocolo muy estricto, las actividades están reguladas. Es una temporada absolutamente diferente, y el gran desafío es la utilización del aire libre para disfrutar de unas lindas vacaciones”, aseveró.

Según Montenegro, “la economía de la ciudad también se mueve con el turismo por fuera de la temporada. Hay un movimiento comercial que no existió y eso pegó muy duro, por eso es muy importante empezar a mover la economía más allá de la temporada”.

Por último, explicó que “hay un permiso provincial que se le hace saber al municipio, sobre todo para tener información de dónde va a parar, y la cantidad de gente que ingresa. Cada una de las actividades está regulada de manera diferente”. (Télam)