El turismo internacional experimentó un fuerte repunte en los cinco primeros meses de 2022, con casi 250 millones de llegadas internacionales registradas, que en comparación con los 77 millones de llegadas registradas entre enero y mayo del año anterior, significa que el sector ha recuperado casi la mitad (46%) del nivel anterior a la pandemia de 2019, de acuerdo al último Barómetro del Turismo Mundial de la OMT publicado hoy.

"La recuperación del turismo se ha acelerado en muchas partes del mundo, sorteando los retos que se interponen en su camino", dijo el secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Zurab Pololikashvili, quien aconsejó al mismo tiempo cautela ante los "vientos económicos en contra y los desafíos geopolíticos que podrían afectar al sector en lo que queda de 2022 y después".

Según el informe, Europa multiplicó por más de cuatro las llegadas

internacionales con respecto a los cinco primeros meses de 2021 (+350%), impulsada por la fuerte demanda intrarregional y la eliminación de todas las restricciones de viaje en un número creciente de países.

La región experimentó unos resultados especialmente sólidos en abril (+458%), como reflejo de un periodo de Semana Santa muy concurrido.

En tanto, en las Américas las llegadas se duplicaron (+112%). Sin embargo, el fuerte repunte se mide con los débiles resultados de 2021 y las llegadas se mantienen en general un 36% y un 40% por debajo de los niveles de 2019, respectivamente.

En tanto, a pesar del fuerte crecimiento en Oriente Medio (+157%) y África (+156%), las cifras siguen siendo un 54% y un 50% inferiores a las de 2019, respectivamente, y en el caso de Asia y el Pacífico, aunque casi duplica las llegadas (+94%), las cifras son un 90% inferiores a las de 2019, ya que algunas fronteras siguen cerradas a los viajes no esenciales.

En cuanto a las subregiones, varias han recuperado entre el 70% y el 80% de sus niveles anteriores a la pandemia, encabezadas por el Caribe y América Central, seguidas por la Europa Mediterránea Meridional y la Europa Occidental y Septentrional.

Por su parte, también aumentó el gasto turístico de los principales mercados emisores, por ejemplo, el de los turistas de Francia, Alemania, Italia y Estados Unidos se sitúa ahora entre el 70% y el 85% de los niveles anteriores a la pandemia, mientras que el gasto de la India, Arabia Saudita y Qatar ya ha superado los niveles de 2019.

En cuanto a los ingresos por turismo internacional obtenidos en los destinos, un número creciente de países –República de Moldova, Serbia, Seychelles, Rumanía, Macedonia del Norte, Santa Lucía, Bosnia y Herzegovina, Albania, Pakistán, Sudán, Türkiye, Bangladesh, El Salvador, México, Croacia y Portugal– han recuperado plenamente sus niveles prepandémicos.

Respecto a lo que viene, el Barómetro de la OMT describe que "se espera que la fuerte demanda durante la temporada de verano del hemisferio Norte consolide estos resultados positivos, sobre todo a medida que más destinos suavicen o levanten las restricciones de viaje".

A 22 de julio, 62 destinos (de los cuales 39 en Europa) no tenían restricciones relacionadas con la Covid-19 y un número creciente de destinos en Asia han empezado a suavizar las suyas.

Según la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), la reducción global de la capacidad aérea internacional en 2022 se limitará a un 20% o 25% de los asientos ofrecidos por las compañías aéreas con respecto a 2019, resiliencia que también se refleja en las tasas de ocupación hotelera.

Según los datos de la empresa de referencia del sector, STR, las tasas de ocupación global subieron al 66% en junio de 2022, desde el 43% de enero.

Sin embargo, una demanda más fuerte de lo esperado ha creado importantes retos operativos y de mano de obra, mientras que la guerra en Ucrania, el aumento de la inflación y los tipos de interés, así como los temores a una desaceleración económica, siguen suponiendo un riesgo para la recuperación. El Fondo Monetario Internacional apunta a una ralentización económica mundial del 6,1% de 2021 al 3,2% en 2022 y luego al 2,9% en 2023.

Al mismo tiempo, la OMT sigue colaborando estrechamente con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para vigilar la pandemia, así como las emergencias de salud pública que puedan surgir y su posible impacto en los viajes. (Télam)