Un incremento de tres puntos respecto a igual período 2020 mostraron los niveles de ocupación hotelera y parahotelera en Tucumán, que cerró enero con un promedio del 53 por ciento, según los datos informados por el Observatorio Turístico del Ente Autárquico Tucumán Turismo (EATT).

El informe detalla que la capital, San Miguel de Tucumán, registró una ocupación del 30% (8 puntos menos que en enero 2020), mientras que Tafí del Valle marcó un 76% (25 puntos), San Pedro de Colalao un 52% (11 puntos menos), San Javier, 56% (10 puntos por encima respecto al año anterior), y Yerba Buena, 62% (11 puntos más).

En tanto, durante el último fin de semana de enero el promedio de ocupación fue del 97% en Tafí del Valle, 89% en San Pedro de Colalao y 98% en Yerba Buena.

"Tuvimos el gran desafío de pensar una temporada distinta, sin eventos masivos y siguiendo los protocolos específicos diseñados para cada una de las actividades, y el resultado está siendo muy positivo, con picos de ocupación superiores al 90% en las principales villas veraniegas durante los fines de semana y manteniendo un constante movimiento durante los días de semana”, resaltó el presidente del EATT, Sebastián Giobellina. (Télam)