(Por Gabriel Ramonet) Mar, bosque y montaña, en un entorno natural único donde confluyen la mística del Fin del Mundo y una historia repleta de navegantes heroicos y presos famosos, constituyen la base de la propuesta turística de Ushuaia para una temporada de verano en que se pronostican niveles de ocupación tan altos como antes de la pandemia de coronavirus.

El secretario de Turismo de la capital fueguina, David Ferreyra, aseguró a Télam que la temporada alta será "excelente", ayudada por el impulso del programa Previaje en el caso de visitantes nacionales, y también por el "incipiente" regreso de extranjeros tras las restricciones por la pandemia de coronavirus, base del negocio turístico local.

"Lo que buscamos es consolidar el destino y recuperar puestos de trabajo dentro del sector, después de las consecuencias económicas de la pandemia", sostuvo el funcionario.

Para ello, la ciudad del Fin del Mundo apuesta a sus atractivos más tradicionales, cuya base son su condición geográfica, los paisajes, la naturaleza, la gastronomía y su historia.

La gran mayoría de los visitantes llega a Ushuaia por vía aérea, después de un vuelo de tres horas y media desde Buenos Aires, principalmente por Aerolíneas Argentinas, aunque también por dos empresas privadas.

Los turistas extranjeros llegan además en vuelos chárter, muchos de ellos para abordar en el puerto los cruceros de lujo que realizan excursiones a la Antártida.

Click to enlarge
A fallback.

Otros cruceros, que hacen escala en la terminal fueguina y cuyos pasajeros permanecen algunas horas en el destino, terminan de constituir la oferta de turismo marítimo que representa el 30% del total de visitantes.

En cuanto a paseos por mar, sin subirse a un crucero, uno de los más tradicionales de Ushuaia consiste en la navegación en catamarán por el mítico canal Beagle, que dura dos horas y media.

Varias empresas ofrecen este servicio de excursiones cortas que llegan hasta el faro Les Eclaireurs y las islas de los Lobos y de los Pájaros, con un costo promedio de $5.200 para residentes argentinos.

Una excursión clásica desde la ciudad es la visita al Parque Nacional Tierra del Fuego, una reserva de 70 mil hectáreas de bosque patagónico a 12 kilómetros del centro, repleta de senderos, lagunas y lagos -además de la costa marítima- ideal para el avistamiento de aves, contemplación de la naturaleza y caminatas en la montaña.

El paseo puede contratarse en agencias de turismo desde $8.000 por persona, que incluye el traslado terrestre y un recorrido en el famoso Trencito del Fin del Mundo, que recrea el periplo de los presos de la antigua cárcel de la ciudad.

Para quienes se trasladan al parque por su cuenta -en vehículo propio, de alquiler, taxi o remís- la entrada cuesta $260 para residentes nacionales y el paseo en el tren $4.200, en ambos casos con descuentos especiales para jubilados o estudiantes.

Otra serie de atracciones turísticas de Ushuaia se encuentran en inmediaciones de la Ruta Nacional 3, si se la recorre desde la ciudad en dirección norte.

El paseo puede llegar hasta Tolhuin, en el llamado "corazón de la isla", a través del Paso Garibaldi, que atraviesa la Cordillera de los Andes en uno de sus puntos de menor altura, donde existe un mirador al Lago Escondido.

Por un desvío en la Ruta Provincial J, también se puede llegar hasta Almanza, un pequeño poblado de pescadores situado a orillas del Canal Beagle, con buena oferta gastronómica de centollas frescas y otras exquisiteces de la zona.

La posibilidad de realizar caminatas por senderos que llegan a lagunas, picos montañosos o glaciares es múltiple y con variadas distancias y niveles de dificultad.

Una caminata clásica es a la Laguna Esmeralda, por un sendero que parte desde la Ruta 3 (a unos 15 kilómetros de la ciudad) con una extensión de 9 kilómetros, que se puede contratar por unos $8.000, que incluye guía, aunque muchas personas la realizan por cuenta propia.

Para el trekking, las autoridades recomiendan utilizar ropa técnica (calzado con suela adecuada, remeras térmicas y camperas impermeables) debido al clima cambiante de la zona y al suelo húmedo, con lugares con turba.

El alojamiento en la ciudad más austral del mundo comprende una variada gama de opciones en las casi 6.000 camas disponibles distribuidas en diversos tipos de alojamientos.

El precio en departamentos de alquiler es de unos $8000 diarios según las comodidades; que se repite en los aparts hotel; hoteles de tres estrellas, de $12.000 a $15.000 la habitación doble, y hoteles de lujo, de 4 o 5 estrellas, con valores que van desde los $32.000 a los $59.000 por noche en base doble, con acceso a piscinas y zona de spa.

Ushuaia puede recorrerse a pie, pero también se ofrecen city tours por $2.800, y el casco céntrico cuenta con atracciones como la galería temática El Viejo Lobo y los museos del Fin del Mundo y Marítimo.

Un lugar tradicional del centro es el Museo del Presidio, en el edificio donde funcionaba el antiguo penal de Ushuaia, que conserva la mayoría de las instalaciones de aquella época (de1920 a 1947) y en torno a cuyas actividades creció la ciudad.

La visita, que cuesta $1.800 para residentes argentinos (con promociones para estudiantes y grupos familiares) permite ingresar a los calabozos donde estuvieron recluidos presos como el famoso asesino de niños Santos Cayetano Godino, alias el Petiso Orejudo, o el anarquista Simón Radowitsky, entre muchos otros.

La gastronomía fueguina tiene dos platos principales que pueden conseguirse en restaurantes céntricos: las centollas, preparadas de diferentes formas y extraídas del canal Beagle, y el cordero fueguino, cocinado al asador.

Para quienes se animen a actividades menos difundidas, hay prestadores que ofrecen travesías en vehículos doble tracción, clases de buceo, escalada en roca y navegación en kayak.

La capital de Tierra del Fuego también invita a interiorizarse acerca de historias de navegantes intrépidos, exploradores de los confines y naufragios famosos ocurridos en la región.

Todo forma, en conjunto, una experiencia que convierte a la Ciudad del Fin del Mundo en uno de los principales destinos turísticos del país, ideal para descubrir durante la temporada de verano. (Télam)