Jujuy recibió a más de un millón y medio de turistas durante este año, con lo que superó ampliamente la proyección de autoridades locales sobre el arribo de visitantes, informaron hoy oficialmente.

El ministro de Cultura y Turismo jujeño, Federico Posadas, afirmó hoy que este es "un año récord con la llegada de más de un millón y medio de turistas, algo que en la historia de la provincia no habíamos logrado".

El funcionario hizo un anticipo del balance del año en relación a la llegada de visitantes y acciones tomadas en su área, lo que se ampliará con la presentación del anuario en los primeros meses del venidero mes de diciembre.

En una rueda prensa, Posadas se mostró satisfecho "por el impacto económico y el aumento del pernocte de los turistas", que permitieron al recorrer las diversas regiones de Jujuy, tanto en los meses de temporada alta como en los fines de semana largos.

Más adelante puso en valor las campañas de promoción turística llevadas a cabo en este periodo y ponderó el último spot publicitario denominado "Dale la vuelta a Jujuy", el cual ya gira en las redes sociales y los principales canales de televisión del país.

"Hoy, Jujuy es uno de los principales destinos de la Argentina y el mejor promocionado del país", sostuvo, para luego plantearse como objetivo conservar esa distinción reflejada con el primer premio Bitácora, el cual reconoce las producciones de promoción.

En otro orden, aseguró que avanzan al menos tres proyectos para la construcción de hoteles en la capital jujeña: "creo que San Salvador se va a terminar de posicionar firmemente, independientemente que ya está funcionando con buenos niveles de ocupación".

La provincia cuenta con 12.000 plazas para recibir a visitantes y las localidades quebradeñas de Purmamarca, Maimará, Tilcara y Humahuaca concentran el 60% de ese total.

Jujuy ofrece una paleta de contrastes paisajísticos que invitan a adentrarse en las regiones de la Quebrada de Humahuaca, Valles, Puna y Yungas, con propuestas al aire libre para que el visitante se contacte en directo con el terruño, la cultura y la particular sazón de sus sabores.

Este año, además de los sitios emblemáticos y tradicionales como el cerro de Siete Colores, Las Salinas Grandes y Las Serranías del Hornocal, la provincia alienta a los viajeros a "armar su aventura" con opciones como senderismo y turismo rural y comunitario. (Télam)