(Por Claudio Benites, enviado especial) Doha, capital del Estado de Qatar, dejó de ser un destino extraño para los argentinos, y entre sus muchos atractivos hay uno que vale la pena conocer: el zoco Souq Waqif, que ubicado en uno de los distritos más antiguos de la capital qatarí, es el más tradicional centro comercial de la ciudad y donde se dan cita los residentes locales y turistas para comprar distintos productos típicos de Oriente Medio y otros lugares de la zona.

Muebles, telas, ropa, perfumes, joyas y otros productos son parte de la oferta que se puede encontrar en el zoco, así como también se pueden comprar especias y comida típica de Qatar, como dátiles frescos, nueces y muchos más productos que forman parte del día a día de esta ciudad cosmopolita.

El zoco Souq Waqif es como un pequeño barrio, con calles internas bajo galerías y pasadizos, una arquitectura típica árabe, que fue reformado hace unos años, y donde también concentra una gran selección de restaurantes y casa de té, hoteles boutique, casas de cambio, galerías de arte, un teatro con capacidad de 980 asientos y una variedad de servicios propios de un sitio donde el turismo es la principal actividad.

Sentarse a disfrutar de la gastronomía de Qatar, beber un té o un zumo de frutas para combatir el calor, son opciones al paseo de compras, de por sí con gran atractivo, y donde el regateo es el común denominador de cada intento de operación.

El Suoq Waqif se creó a finales del siglo XIX como punto de reunión entre beduinos y comerciantes locales para el comercio de ganado, algo que todavía está presente en el zoco de Doha, que comenzó a reformarse en el año 2006 y se terminó en 2008.

En esta reforma se derribaron los edificios levantados después de la década del '50 y se restauraron los edificios más antiguos, creando la imagen actual de modernidad con un aspecto tradicional que eleva el valor arquitectónico y turístico del zoco.

Se ha convertido hoy en un bazar laberíntico, cuyo nombre se traduce como "mercado permanente", en el que sus pasillos cubiertos están llenos de docenas de pequeñas tiendas que exhiben sus productos apilados a lo largo de las paredes de piedra cubiertas de barro del mercado.

Bufandas tradicionales, capas bordadas y túnicas hechas a medida, ollas, sartenes y otros utensilios de cocina, son algunas de las ofertas del zoco, a lo que se suman una gran variedad de productos que probablemente no se sabía que existían.

Justo al lado del área principal de Souq Waqif se encuentra el Gold Souq, un edificio separado con más de 40 tiendas especializadas en joyería de lujo de 18 y 22 quilates bajo su techo.

La mayoría de las tiendas cierran desde el mediodía hasta las 16:00, y la recomendación es visitarlo al atardecer, en especial si se viaja en pleno verano qatarí.

Pero si bien hay que soportar temperaturas de entre 40° y 45°, que a la noche unos 10°, esta ciudad ofrece lugares muy interesantes para conocer y un abanico de posibilidades para disfrutar a pleno, con la mayoría de los sitios de interés convenientemente refrigerados.

Moverse en Doha es sencillo gracias a su excelente servicio de transporte, donde sobresale el moderno Metro que conecta varios puntos de interés por toda la ciudad, incluido el zoco, con una estación en pleno corazón del paseo a la que se puede acceder mediante combinaciones o en forma directa, según el lugar de alojamiento.

Con trenes sin conductor, entre los más rápidos del mundo, el sistema de transporte rápido del metro de Doha tiene tres líneas: Roja, Verde y Oro, con 37 estaciones a lo largo de 76 km, que convergen en la céntrica estación de Msheireb, cerca de los principales lugares de interés de Doha.

Las opciones para llegar a Doha son variadas: desde la más directa a través de Qatar Airways desde San Pablo, hasta combinaciones con los países árabes de la región, Europa o incluso Estados Unidos, y las variables de costos son tan grandes como esas opciones.

A esto hay que sumar, particularmente, los vuelos directos que tendrá Aerolíneas Argentinas para antes, durante y después del Mundial.

En principio la línea de bandera tendrá 6 vuelos, 2 por cada partido de la fase de grupos, pudiéndose sumar más frecuencias en función de la demanda.

Doha espera a una buena cantidad de argentinos en noviembre, una cifra que estiman será largamente superior a los más de 30.000 que viajaron a Rusia en el 2018, según previsiones realizadas por agencias de viaje y en virtud de la cantidad de entradas solicitadas con anticipación por los hinchas de nuestro país.

No obstante, para estos visitantes la temperatura promedio estará entre los 32° y los 28° grados, algo así como nuestra media de verano.

Los rascacielos y su tradicional zona comercial hacen de Doha un país de contrastes, con una zona rural muy extensa y una ciudad moderna y muy atractiva para el turismo.

La sofisticación de la arquitectura y la tradición que atesora una tierra con pasado marinero hace que disfrutar de unos días en Qatar sea una aventura que ofrece una experiencia muy intensa.

La amabilidad de sus gentes, la espectacularidad de la arquitectura, la tradición del pasado de Qatar, las extensas extensiones de desierto, los paseos marítimos junto a la bahía y muchas más atracciones turísticas son argumentos suficientes para disfrutar a pleno. (Télam)