Las ciudades de Tapalqué y Berisso ofrecen propuestas para disfrutar de un fin de semana en el segmento turismo de escapadas, con paisajes de río y arroyo, productos artesanales basados en frutos de la tierra y sitios históricos inigualables, ubicadas en distintos puntos de la provincia de Buenos Aires.

Berisso, ubicada a veinte minutos de la capital bonaerense, cuenta con el Museo 1871 que narra la historia de los berissenses a través de imágenes y objetos, y que este año implementó una audioguía con información sobre cada una de las piezas a la que se accede a partir de un código QR.

Para quienes sienten atracción por las piezas de colección encontrarán el Museo de la Soda y el Sifón un lugar que atesora más de 4.200 sifones, 7.000 botellas gaseosas y 20 máquinas, que se ubica en calle 60 y 128, y que para visitarlo requiere reserva previa al teléfono 0221-593-1200.

Berisso se destaca por la calle Nueva York que refiere a la primera mitad del siglo XX cuando el auge de los frigoríficos Swift y Armour impulsaba la llegada de inmigrantes europeos.

Por allí pasaron el Mariscal Tito, el magnate naviero Aristóteles Onassis, el actor Lito Cruz, el cantautor Facundo Cabral y el dirigente sindical Cipriano Reyes, promotor de la movilización ocurrida el 17 de octubre de 1945 para reclamar la libertad del general Juan Domingo Perón, motivo por el cual, la calle es considerada como el kilómetro cero del peronismo.

Las colectividades con sus recetas forjaron la variada e irresistible gastronomía berissense, al que se suma el vino de la Costa, que llegó a la zona en manos de la comunidad italiana, y que años después sus nietos decidieron recuperar la costumbre y comenzaron a elaborar esta bebida.

Organizado en la Cooperativa del Vino de la Costa promueven visitas guiadas donde explican el origen de las vides, realizan degustaciones y describen cada etapa del proceso productivo.

El segundo domingo de cada mes se pone en marcha el Mercado de la Ribera que reúne mermeladas, encurtidos, miel, y mercadería en mimbre y cerámica producida artesanalmente por emprendedores locales.

Otro de los atractivos turísticos de icónicos del municipio reconocido como Capital Provincial del Inmigrante es la Isla Paulino.

En tanto, el municipio de Tapalqué (palabra de origen araucano que se traduce como 'totoral' o 'aguas con totoras'), ubicado en el centro de la provincia de Buenos Aires, también ofrece una propuesta para turismo de fin de semana.

En la ciudad cabecera homónima, la costanera propone paseos en bicicleta, aventura en kayak, caminatas, running y mateadas en ese relajante entorno natural.

El lugar fue distinguido como Capital Nacional de la Torta Negra, sin diminutivo ya que para la cocción de este panificado se utilizan moldes pizzeros cuyos diámetros varían entre los 25 y 30 centímetros.

Esta confitura nació en las panaderías locales a fines del siglo XIX y principios del XX cuando los maestros de la cuadra pusieron a prueba su creatividad le agregaron grasa a la masa y azúcar negra por encima ya que era más económica que la refinada, y que en ocasiones se entregaba como “yapa” después de una compra.

Para las personas fanáticas de los quesos y de los embutidos artesanales existe Las Totoras de Tapalqué, la usina láctea cooperativa donde podrán degustar diferentes tipos de productos, y en el mismo predio funciona una huerta agroecológica que ofrece visitas guiadas durante todo el año.

Berisso y Tapalqué son dos opciones que recomienda la cartera de Turismo bonaerense "para aventurarse en viaje por la provincia y sorprenderse con la magia y los sabores de cada municipio". (Télam)