El sitio arqueológico El Shincal, uno de los principales atractivos turísticos de este tipo de Catamarca, reabrió sus puertas al turismo esta semana tras un receso causado por la pandemia de coronavirus, con normas acordes a la situación sanitaria, informó hoy el Ministerio de Cultura y Turismo provincial.

El antiguo poblado desde donde los incas dominaban todo el actual norte andino, que habían conquistado para su imperio, se encuentra a seis kilómetros de la localidad de Londres, en el departamento Belén.

La apertura se concretó el lunes último y las "ruinas incaicas" fueron visitadas por numerosos turistas que paseaban en la zona, en el marco del fin de semana largo.

Shincal se caracteriza por sus dos cerros aterrazados -donde había sendos altares- que guardan la imponencia de los templos de Cuzco y la bizarría de las paredes de edificios gubernamentales, que contrastan con la simpleza de corrales, viviendas o depósitos de otros sitios arqueológicos de la provincia.

A diferencia de otras poblaciones precolombinas de los Valles Calchaquíes, Shincal era más que un poblado de agricultores, cazadores y artesanos, con sus sitios rituales, sino el centro administrativo del imperio sur de los incas.

Para visitar el lugar, ahora es necesario hacer reserva previa en la página Facebook "El Shincal De Quimivil Londres" (@elshincaldequimivill), para participar de las visitas guiadas, que se realizan a las 8, 9.30, 11, 16, 17.30 y 19,con cupos limitados.

La encargada del sitio, Paula Esposito, contó que en la jornada de apertura "mucha gente nos visitó desde Buenos Aires, Santiago de Estero, San Luis, Neuquén, y catamarqueños de distintos puntos de la provincia, sobre todo Capital y Santa María" y que continúan las consultas de personas de todo el país, interesadas en visitar el sitio.

Las visitas se realizan en grupos de hasta 10 personas, por ser al aire libre, pero al museo esa cantidad se reduce a cinco visitantes, y todo el circuito tiene un sólo sentido de circulación con distintas puertas de entrada y salida.

También se dispuso un arco sanitizante en el ingreso, donde además se toma la temperatura, y suministro de alcohol en gel en varios puntos del recorrido, y es obligatorio el uso de barbijo y el distanciamiento.

(Télam)