La localidad de Carhué, en el distrito bonaerense de Adolfo Alsina, reconocida en todo el mundo por las propiedades de sus aguas hipermarinas, registró ocupación del 85% en sus 1.500 plazas en el marco de las vacaciones de invierno, dijo hoy el director de Turismo, Pablo Ledesma.

"Las vacaciones de invierno fueron muy buenas, por momentos con ocupación plena, pero no bajamos de un promedio de 85%", destacó el funcionario de Adolfo Alsina en declaraciones a Télam.

"Fue un balance excelente, tuvimos muchos visitantes de la región que llegan sobre todo a conocer las ruinas de Epecuén, que nos genera un impacto económico en servicios, restaurantes y el parque termal con buenos niveles de ocupación", agregó.

Ledesma sostuvo que "Carhué es un destino turístico y viene un fin de semana largo en agosto" para el que ya están recibiendo pedidos de información y reserva "como los anteriores al invierno".

"En las vacaciones tuvimos actividades todos los días desde el área de cultura y turismo en el lago Epecuén, Rivera, San Miguel Arcángel, con turismo rural y religioso", expresó.

Ledesma dijo que "las expectativas son muy buenas de acá para adelante porque además de los fines de semana largo, en los normales tenemos buenos niveles de ocupación que llegan al 65%".

Carhué, en el oeste de la provincia de Buenos Aires, a 520 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, es vecina al Lago Epecuén, reconocido en todo el mundo por las propiedades de sus aguas hipermarinas.

Este lago presenta en sus aguas una concentración de entre 180 y 200 gramos de sal por cada litro, más de cuatro veces la que se encuentra en el mar, lo que convierte al Lago en un 'flotario natural', y hace que sus aguas sean solo comparables con las del Mar Muerto, en Oriente Medio.

El 29 de enero de 2017 Carhué ingresó al libro Guinness de récords cuando 1941 personas flotaron haciendo la plancha y tomadas de la mano en el lago Epecuén. (Télam)