Mirá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Nicolás del Caño.

La Izquierda realizó una muy buena elección y quedó como tercera fuerza a nivel nacional y también una gran elección en Capital Federal. ¿A qué cree que se debe que comicios tras comicios suma más votos este espacio?

Creo que en esta elección el Frente de Izquierda hizo un importante papel siendo tercera fuerza a nivel nacional y en la provincia de Buenos Aires, logrando votaciones muy importantes en la Ciudad de Buenos Aires con nuestra compañera Myriam Bregman que quedó muy cerca de poder ingresar al Congreso Nacional. De repetirse esos resultados estamos muy cerca.

Y también, por supuesto, la excelente elección, histórica en Jujuy, con el 23 por ciento de los votos en la lista del Frente de Izquierda, encabezada por nuestro compañero, Alejandro Vilca, obrero de la recolección de residuos allí en la Municipalidad de San Salvador y esto también lo hemos visto en Mendoza con importantes resultados, el 10 por ciento en Chubut, en Neuquén cerca de ese número, lo mismo en Santa Cruz.

Click to enlarge
A fallback.

Me parece que esto tiene que ver con una consecuencia, una constancia del Frente de Izquierda – Unidad en acompañar y ser parte de cada una de las peleas que da la clase trabajadora, que da el movimiento de lucha de las mujeres, la juventud, el movimiento socioambiental.

A mí me parece que en ese sentido el Frente de Izquierda se viene consolidando y me parece importante destacar que en esta elección particularmente no solo nos han acompañado sectores que habitualmente nos acompañan en otras ocasiones o que comparten en el conjunto de nuestro planteo, de nuestro programa, sino que además hay sectores importantes que expresaron su descontento con el Gobierno del Frente de Todos.

Hay sectores importantes que expresaron su descontento con el Gobierno del Frente de Todos.

Convengamos que hay un fuerte descontento porque el Gobierno llegó planteando promesas de que iba a dejar atrás la miseria a la que condujo Macri o agudizó Macri, la situación de deterioro del nivel de vida de la clase trabajadora y de los sectores populares.

Eso no sucedió. Es decir, el Gobierno dijo que iba a aumentar las jubilaciones, apenas asumió lo que hizo fue suspender la movilidad anterior que por primera vez le iba a dar un aumento a jubiladas y jubilados un poquito por encima de la inflación, después de que Macri le había quitado 20 puntos a las jubilaciones en Argentina.

Frente a esa situación fueron surgiendo enormes luchas de los trabajadores.

El resultado en Chubut del 10 por ciento, la importante elección en Mendoza, tienen que ver con que enfrentamos tanto a los Gobiernos del peronismo o del radicalismo que son impulsores de la megaminería contaminante.

Creo que ahí hay que buscar un poco las razones de este resultado importante que ha tenido el Frente de Izquierda.

¿Y cuál es el desafío que tiene el Frente de Izquierda – Unidad de cara a noviembre?

Nosotros tenemos el desafío de poder llegar a sectores que quizás expresaron su descontento votando en nulo, en blanco, no yendo a votar o a alguna otra fuerza política.

Hay fuerzas políticas de izquierda que no superaron el 1,5 y a esas compañeras y compañeros que votaron esa fuerza los vamos a convocar porque la única lista que queda de izquierda es la nuestra, y progresista te diría.

Me parece importante convocar a todos esos sectores. Me parece que hay también un descontento en relación a los cambios que hizo el Gobierno en el Gabinete y la señal que eso significa más allá de las medidas que están anunciando ahora económicas, que son medios parches a la situación estructural de deterioro del nivel de vida de la clase trabajadora y del pueblo.

Hay también un descontento en relación a los cambios que hizo el Gobierno en el Gabinete.

Me parece que hay una situación donde esto no se revierte y donde además un Gabinete donde el nuevo jefe de Gabinete, Manzur, no solo es un enemigo declarado de los derechos de los mujeres, alguien que vos recordarás que se opuso a que una niña de 11 años pueda realizarse un aborto, obligarla a ser madre, no solamente es un enemigo de los derechos de las mujeres sino además fue quien articuló el voto de los diputados y senadores del peronismo que fueron cómplices de Macri. El voto de legisladores que pertenecían al peronismo, que respondían a los gobernadores.

Recuerdo muy patente cuando se discutió la reforma previsional de Macri en 2017, mientras nos movilizábamos cientos de miles de jóvenes y trabajadores y muchos inclusive sufrieron la brutal represión, perdieron la visión de un ojo muchos de ellos, otros todavía tienen causas judiciales como los compañeros del Frente de Izquierda.

Bueno, Manzur estaba allí con Vidal, con Larreta y sus legisladores fueron fundamentales para que consiguieran el quorum y pudieran aprobar esa reforma previsional; o lo que significa Julián Domínguez, alguien muy cercano a los intereses de las patronales del agronegocio, Aníbal Fernández, etcétera.

Me parece que es un giro conservador, de poner al peronismo tradicional, conservador en el Gabinete, darle lo que ellos llaman volumen político pero es para dar gobernabilidad, pasar el proceso electoral y luego ir al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que va a significar redoblar las cadenas de sometimiento, de dependencia de nuestro país, mayor pobreza, más destrucción de la salud y de la educación pública que se han visto deterioradas durante todos estos años por los distintos gobiernos.

Hay que salir de este círculo vicioso que perjudica a las grandes mayorías populares y plantear una salida opuesta por el vértice. Entonces, vamos a esta campaña con el objetivo de conquistar bancas en el Congreso nacional, diputadas y diputados que somos los únicos que rechazamos el acuerdo con el FMI y los especuladores para pagar esta deuda fraudulenta, que defendemos consecuentemente los intereses del pueblo trabajador.

Ayer, por ejemplo, se dio una represión en la ciudad de Buenos Aires, en el barrio Mujica, a las familias que estaban reclamando por tierra, por vivienda. Lo hemos repudiado como también lo hicimos del otro lado de la General Paz cuando Berni y Kicillof reprimieron a las familias de Guernica.

Creo que la consecuencia del Frente de Izquierda en la defensa de los derechos del pueblo trabajador, de las mujeres, de la juventud, es muy importante y por eso vamos a convocar para que nos acompañen para tener más diputadas y diputados en el Congreso que fortalezcan esas peleas porque sabemos que depende de la organización, de la lucha del pueblo.

La marea verde que conquistó el aborto en la Argentina, creo que una de las conclusiones más importantes que nos dejó es que una ley se puede discutir, se puede votar en el Congreso pero se conquista en las calles. Sin esa enorme marea verde, sin esa organización, sin esa movilización colectiva, no se hubiese conquistado.

Eso es muy importante a la hora de pensar, por ejemplo, cómo pensamos los intentos de flexibilización, reforma laboral, para quitarles derechos a aquellos trabajadores que aún mantienen conquistas históricas, porque a muchos otros ya se las han quitado.

Esta idea que pregonan desde muchos sectores de que quitándoles derechos a quienes hoy los tienen -eliminando la indemnización por despido, quitándoles las vacaciones pagas, las licencias por enfermedad a trabajadores que hoy tienen esos derechos- los que no los tienen van a estar mejor o quien está desocupado va a conseguir un empleo. Eso ya se demostró absolutamente falso, fracasaron esas veces. Lo vimos en los ´90 en la Argentina, lo vemos ahora en Brasil con Bolsonaro.

Y ojo, porque desde el Frente de Todos se reclama desde algunos sectores estar en contra de la reforma laboral pero avalan que se avance con convenios flexibiladores, generalizando un convenio como el de la Uocra que es un convenio claramente flexibilador y que tiene que ver con una rama de trabajadores que en muchos casos tiene trabajos temporarios. Pero allí la informalidad laboral es de las más altas.

Entonces, no es cierto esto de que quitándoles derechos a los trabajadores y trabajadoras, beneficiando a los empresarios, se va a combatir la informalidad, porque es el sector de mayor informalidad en la Argentina.

Por cuarto año consecutivo cayó el salario en Argentina, ¿qué propuestas tienen desde la izquierda para revertir esta situación tan impactante en el país?

La propuesta nuestra es que ningún trabajador puede cobrar menos de lo que cuesta una canasta básica familiar. Eso, obviamente requiere un conjunto de medidas, pero primero hay que organizar toda la fuerza que tiene la clase trabajadora para imponerles a las empresas, a las grandes patronales un aumento generalizado de salarios.

Un salario mínimo que cubra el costo de la canasta familiar y a partir de allí que se indexe o que se actualice de manera automática en función de la inflación para que no pierdan rápidamente los salarios cuando te los quieren licuar a través de la inflación.

Por otro lado, hemos propuesto la reducción de la jornada laboral a seis horas, cinco días a la semana, sin afectar el salario, con un salario que cubra la canasta familiar como mínimo para generar empleo genuino.

Evidentemente, estos dirigentes no sirven para nada para defender a los trabajadores.

Repartiendo las horas de trabajo entre ocupados y desocupados que permitiría que muchos trabajadores que hoy no tienen empleo, están precarizados, puedan tener un empleo genuino y obviamente para esto es necesaria la fuerza, la movilización, la organización de la clase trabajadora, arrebatarle los sindicatos a estas conducciones traidoras que, como vos decís, cuatro años de caída del salario consecutivas. Evidentemente, estos dirigentes no sirven para defender a los trabajadores.

Después de cuatro años de caída de salarios no hacen un paro dominguero, no convocan a nada, apoyaron a Macri, ahora apoyan a Alberto Fernández, y los trabajadores están cada vez peor, evidentemente esto no es algo que beneficie a los trabajadores.

Los sindicatos son herramientas de lucha para defender las conquistas para lograr derechos, no para ser una sucursal de las patronales.

Cuénteme sobre el proyecto de jubilaciones que tienen desde la Izquierda.

Nosotros hemos planteado un proyecto que busca por un lado elevar la jubilación mínima a lo que cuesta la canasta básica de un jubilado, que hoy está muy por encima de lo que es la jubilación mínima que también está en los niveles de indigencia, es una vergüenza.

Nosotros planteamos que se restituyan los aportes patronales a los niveles, que estaban antes de que Cavallo los redujera en su momento, alrededor del 33 por ciento.

También impuestos progresivos a los grandes grupos económicos que de esa manera, lo que no alcance, con eso se cubra lo que resta para poder cumplimentar con el 82 por ciento móvil.

Y además que tenemos un proyecto complementario que es la registración laboral de los trabajadores y las trabajadoras, con un simple telegrama al Ministerio de Trabajo que les dé cobertura con fueros para que no puedan ser despedidos, y de esa manera tener la posibilidad de que muchos trabajadores tengan jubilación y que eso no se siga desfinanciando al sistema previsional.

¿Qué mensaje le deja a la población pensando ya en las elecciones generales del mes de noviembre?

El mensaje es que de esta situación la única forma de salir es con la organización, con la movilización del pueblo trabajador, tomando nuestro propio destino, nuestro destino en nuestras propias manos y para eso la elección del 14 de noviembre es una oportunidad para sentar una fuerte bandera, para poner diputadas y diputados de los trabajadores y trabajadoras allí en el Congreso, apostar a una fuerza que consecuentemente defiende a las mujeres, que defiende el medio ambiente.

Y creo que de esa manera podemos estar mejor preparados y preparadas para lo que se va a venir, que son grandes luchas de los trabajadores para enfrentar los planes que van a ser aún de más ajuste del que se ha sufrido hasta ahora.

Esto hay que tenerlo presente. De la mano del FMI nunca vino nada nuevo. Hay que tener muy claro que la apuesta del 14 de noviembre es parte de esta lucha más general y por eso una gran elección del Frente de Izquierda, conquistar bancas en el Congreso, en la Legislatura, seguramente van a ser puestos de lucha al servicio de esas peleas.

-