El intendente de Trenque Lauquen, Miguel Fernández, remarcó que “esto es el esfuerzo de mucha gente. No es que uno se la jugó. Uno ya pasó por eso y sabe lo que es luchar para tener una casa, y a veces para tener logros hay que correr riesgos".

"Recuerdo que en la reunión de Gabinete me decían que estaba loco, pero había una necesidad. Además yo sentía que el Estado había defraudado la confianza. Los tenía (a los inscriptos) a las idas y vueltas con papeles y parecía que lo hacía a propósito; me daba vergüenza ajena", agregó.

“Era una obligación entenderlos y apostar”, continuó Fernández y aseguró que “para tener logros hay que apostar y hay que creer".

"Yo me siento orgulloso de lo que hemos hecho. Hacer casas es complicado y dotarlas de infraestructura es muy caro. Acá (en la Ampliación Urbana) hay enterrados 70 millones de pesos, que es el equivalente a tres nuevas Guardias del Hospital”, precisó, y adelantó que además de estas 11 casas, “el año que viene se entregarán 84 más”.

Por último, Fernández explicó la tenacidad en las gestiones de viviendas. “Estoy feliz de hacer esto -aunque esté cansado- porque es ponerle el cuerpo a la necesidad de la gente”.

“Vamos a seguir siendo esa ciudad admirada por muchos y ejemplo para copiar en todo el país”, finalizó.

Para más información ver INICIO