Ganaderos del norte de Chile denuncian que desde noviembre del año pasado a la fecha, perdieron más de 50 crías de llamas y alpacas, que fueron atacadas de noche por un animal cuyas características no corresponden a los depredadores típicos de la zona.

La alarma se encendió en el poblado de Central Citani, a 3 kilómetros al oeste de Colchane una zona fronteriza con Bolivia. Las teorías que más resuenan son la presencia de un “chupacabras”, como el que mantuvo en vilo a los bonaerenses hace más de una década, una leyenda que vino bajando desde Puerto Rico.

Estos últimos ataques voraces en la región chilena de Tarapacá también se le atribuyen al “condenado”, otra entidad mitológica tipo zombi que se alimenta de la sangre del ganado. Lo cierto es que no se encuentran rastros del o los atacantes, ningún tipo de huella que oriente a los lugareños.

En tal marco, exigen que el Servicio Agrícola Ganadero de Chile (SAG) investigue la situación que suma millonarias pérdidas y por tratarse de su principal fuente de ingreso, además del miedo que genera en la población.

En general, las matanzas se dieron en el campo cercano a las “chullpas”, lugar con edificaciones en las que se realizaron entierros pre incaicos, donde desde el 2019 se reporta la presencia de zorros y pumas que suelen atacar al ganado cuando se les pastorea, pero no dentro de los corrales, como ocurrió con los últimos casos reportados desde noviembre y que solo afecta a las crías.

“Al principio cuando aparecieron dos ó tres muertes pensamos que había sido alguien. Pero cuando empezaron a aparecer más dijimos cómo alguien va a estar matando a las crías, si no le conviene a nadie. Nadie podría tener tanta maldad. Y siguieron y siguieron las muertes”, explicó uno de los afectados en diálogo con la prensa local.

El alcalde de Colchane, Javier García Choque, ordenó que una veterinaria del municipio examinara el último cadáver encontrado, pero “la profesional no pudo concluir que se tratase de un depredador de la zona”.

Lo curioso es la manera en que son asesinados estos animales: “Les hace un hoyito y no en el cuello si no en el costado, no le come la carne, ni las entrañas nunca había visto algo así. Ataca de noche y los animales parecen no defender a la cría”