La ministra de Salud, Carla Vizzotti, visitó el barrio 21-24, ubicado en la comuna 4 de la ciudad de Buenos Aires (CABA), con el fin de impulsar la campaña de vacunación contra sarampión, rubéola, paperas y poliomielitis para niños de entre 13 meses y 4 años inclusive que se extendió hasta el 11 de diciembre, informaron hoy oficialmente.

“Estamos trabajando en territorio con las jurisdicciones y los municipios. En este caso llegamos al barrio 21-24 donde estamos vacunando a las chicas y chicos de entre 13 meses y 4 años inclusive en el último fin de semana estricto de la campaña”, sostuvo Vizzotti

Señaló que “el viernes pasado en el Cofesa (Consejo Federal de Salud) decidimos, con los ministros y ministras, extenderla (la campaña) hasta el 11 de diciembre y en ese contexto buscamos generar acciones intensivas como esta para alcanzar la meta ya que a nivel país estamos en 53 por ciento de la población objetivo vacunada”.

La ministra trabajó en articulación con la jurisdicción, organizaciones de la sociedad civil y referentes de la Iglesia.

Así, la posta vacunatoria inicialmente sita desde el viernes en la Manzana 16, casa 9, en el Centro Cándida, se trasladó a media mañana para potenciar la estrategia a la Casa de los niños Augusto Conte (Manzana 20, casa 28, frente a la cascotera), ubicación donde buscó acercarse a las familias que llegaban durante el horario de desayuno y almuerzo.

Además, al considerar que las dos dosis adicionales -vacuna triple viral (SRP) y de la vacuna inactivada antipoliomielítica (IPV)- son gratuitas, obligatorias y no requieren orden médica, quedó establecido que, de ser necesario, se realizarán acciones intensivas de vacunación durante el verano y se solicitará el carnet de vacunación de los esquemas completos y dosis adicionales de dichas vacunas para el ingreso al ciclo lectivo 2023.

“Se va a solicitar el certificado de vacunación de la campaña al ingreso del ciclo lectivo primario y también en las instancias de jardines de infantes y maternales para asegurarnos de que puedan acceder a esa vacunación” aclaró Vizzotti.

Agregó que “es muy importante aprovechar la oportunidad de acrecentar el cumplimiento de la campaña. Si se acercan a las escuelas, aprovechar las acciones extramuros, en algún lugar público no hay que dejar pasar esa oportunidad. Les pedimos a las familias acercarse para que sus hijos e hijas reciban la dosis adicional de las dos vacunas”.

La campaña tiene como propósito mantener la eliminación lograda en el país de sarampión, rubéola y poliomielitis y sostener estos estándares, ya que el riesgo de reintroducción es permanente a causa de que los tres virus continúan circulando en otros países de la región y en el resto del mundo, generando un alto peligro de importación de casos, indicaron.

“Buscamos llegar a la mayor cantidad de niños y niñas en ese rango etario. Los equipos están haciendo un trabajo enorme que se da después de la pandemia, tras la vacunación Covid y a esto se suma que la sociedad no percibe el riesgo (porque gracias a las vacunas esas enfermedades no están) entonces el trabajo es casa por casa y es una tarea enorme que están haciendo”, agregó Vizzotti.

Según los datos recogidos hasta el 11 de noviembre, a nivel nacional se había alcanzado un 53,5 % de la totalidad de la población objetivo de niños y niñas de entre 13 meses y 4 años inclusive que deben aplicarse las dosis de Triple viral e IPV.

“Si bien hay jurisdicciones como Jujuy y La Rioja con un 80 por ciento de cobertura, en las áreas metropolitanas como el Área Metropolitana de la provincia de Buenos Aires (AMBA) o CABA, estamos más lejos del objetivo, llegando al 40 por ciento, lo cual nos preocupa mucho. Y es la razón por la cual tenemos que en las 4 semanas que faltan llegar a más chicos y chicas, con un trabajo casa por casa y un esfuerzo sostenido de los equipos de salud y los ministros y las ministras”, precisó la funcionaria.

Por su parte, Gabriel Battistella, subsecretario de Atención Primaria Ambulatoria y Comunitaria de CABA subrayó que “es clave que se vacunen. A causa de los dos años de pandemia hubo una disminución en aplicación de vacunas y hay países limítrofes con casos de sarampión. Aquí al lado, en Brasil hubo casos de sarampión. Va a haber muchos movimiento de personas viajando y necesitamos seguir siendo un país libre de sarampión”.

(Télam)