La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, participó este jueves junto a representantes de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) del lanzamiento a nivel mundial del Plan de Seguridad Vial para el Nuevo Decenio de Naciones Unidas, una iniciativa que tiene el objetivo es reducir en un 50% las muertes por accidentes de tránsito entre 2021 y 2030.

Vizzotti señaló que la presentación de este plan “es un disparador muy importante para poner en visibilidad este problema para la salud pública”.

La ministra destacó el trabajo que realizan la Agencia Nacional de Seguridad Vial, el Ministerio de Salud y la sociedad civil “en prevención, concientización, marco legal y acciones concretas”, a través del programa Municipios Saludables y el área de Enfermedades Crónicas No Transmisibles.

Durante el encuentro, la ministra recibió a familiares de víctimas de tránsito ante quienes dijo: “nos comprometemos desde el Estado nacional a profundizar en todo lo que dependa de nosotros y abogar con las jurisdicciones y con todos los sectores para el abordaje integral de la seguridad vial”.

Click to enlarge
A fallback.

En ese sentido, Vizzotti destacó la importancia de abordar el tema junto a todos los ministros y ministras de salud del país, y adelantó que van “a trabajarlo en el Consejo Federal de Salud (Cofesa) para avanzar en un consenso federal del mismo modo en que abordamos las políticas públicas de salud en el marco de la pandemia”.

El director ejecutivo de la ANSV, Pablo Martínez Carignano, aseguró que “para lograr un cambio de la cultura vial en Argentina es fundamental el trabajo articulado entre los organismos del Estado y la cercanía con las víctimas de tránsito y sus familiares”.

Y agregó que “la seguridad vial es una cuestión de salud pública, y desde la actual gestión de la ANSV trabajamos en acciones concretas para dejar de lamentar vidas perdidas en siniestros viales que pueden evitarse, y de hecho, este año ya tenemos una merma de víctimas mortales con respecto a 2019 y a años anteriores”.

El funcionario detalló, además, que “elaboramos el proyecto de ley de alcohol cero al volante en todo el país, que está siendo tratado en comisiones de la Cámara de Diputados y que tiene el gran objetivo de disociar el alcohol de la conducción, una de las principales causas de la siniestralidad vial en nuestro país”.

Según los datos de la Dirección de Estadísticas e Información de la Salud, 3.534 personas fallecieron en 2019 a causa de lesiones en las que intervino un vehículo de transporte terrestre. Si bien afecta a toda la población, la mortalidad por lesiones de tránsito tiene un mayor impacto en niños, niñas y jóvenes adultos.

En septiembre, la cartera sanitaria nacional presentó junto a la ANSV un ciclo virtual de formación en seguridad vial para equipos de atención primaria de la salud.

También, desde el Programa Nacional de Municipios y Comunidades Saludables se asignó financiamiento a los municipios dirigido hacia políticas de seguridad vial a través de capacitaciones y de la colocación de semáforos y lomos de burros, entre otras acciones.

En el país, según los datos de la Dirección de Estadísticas e Información de la Salud, 3.534 personas fallecieron en 2019 a causa de lesiones en las que intervino un vehículo de transporte terrestre. Si bien afecta a toda la población, la mortalidad por lesiones de tránsito tiene un mayor impacto en niños, niñas y jóvenes adultos.

Además, es importante considerar los costos de salud que acarrean los siniestros viales, y el impacto en la calidad de vida de aquellas personas con secuelas y discapacidad como resultado del siniestro. (Télam)