La ministra de Salud, Carla Vizzotti, aseveró hoy que hay que “disminuir las brechas de desigualdad territorial en el acceso al aborto” y destacó la importancia de “seguir ampliando los equipos que garantizan este tipo de prácticas”, durante su participación en una actividad paralela a la XV Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe.

En el marco de la XV Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe que se desarrolla en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Vizzotti, junto a su par de Mujeres, Géneros y Diversidad, Ayelén Mazzina, disertó en la actividad "La Ola Verde en América Latina: lecciones aprendidas y desafíos para proteger el acceso al aborto seguro en el marco del enfoque de la sociedad de cuidados en la región".

“Es un orgullo estar en esta mesa donde se está trabajando en acuerdos y consensos para seguir ampliando derechos, y para que sean accesibles a las mujeres de nuestra región”, señaló la titular de la cartera sanitaria.

Recordó que “fue una construcción colectiva, con la lucha en la calle y el gran trabajo de las organizaciones feministas”, y destacó la decisión del Poder Ejecutivo de avanzar con este marco regulatorio.

“La sanción contó obviamente con la voluntad política de una gestión y de un Presidente que comprendió, escuchó y se comprometió a cumplir con una demanda que había arrancado hace mucho tiempo y que en los últimos años se convirtió en marea verde”, explicó.

Vizzotti, aseveró hoy que hay que “disminuir las brechas de desigualdad territorial en el acceso al aborto” y destacó la importancia de “seguir ampliando los equipos que garantizan este tipo de prácticas”.

La ministra también informó que el año pasado se reportaron 73.487 interrupciones voluntarias del embarazo en el sistema público, mientras que en el primer semestre de este año ya se llevan contabilizadas unas 34 mil intervenciones de forma segura.

“Tenemos que disminuir las brechas de desigualdad territorial en el acceso al aborto”, afirmó Vizzotti, y remarcó la importancia de “seguir ampliando los servicios de salud y los equipos que garantizan este tipo de prácticas”.

Detalló que “antes que se dictara la norma había 900 centros de salud que trabajaban en favorecer el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo. El año pasado se incrementó a 1.340, y actualmente ya estamos llegando a los 1.800 centros”.

La ministra también destacó la producción pública de Misoprostol del laboratorio “LIF” de Santa Fe, “Profarse” de Río Negro y “Puntanos” de San Luis.

Por su parte, la ministra Mazzina señaló que “una sociedad del cuidado es una sociedad que cuida la salud sexual reproductiva y no reproductiva de todas las personas”.

En ese sentido, indicó que “el acceso al aborto seguro cuida la vida de miles de niñas, mujeres y las diversidades”. (Télam)