En las últimas horas se viralizó en las redes sociales una denuncia por violencia de género que realizó una usuaria de Instagram, relatando una serie de episodios que sufrió en manos de su ex pareja, “Matías Isaurralde”.

La mujer aseguró y dio detalles de haber sido violentada “de todas las formas posibles” desde psicológica, hasta física y sexualmente. La última vez que vio a quien en ese momento era su novio, este la golpeó, la acuchilló, la violó y hasta la mantuvo secuestrada manipulando su teléfono y sus redes sociales.

La joven estuvo cinco días encerrada, mientras él le manejaba el celular, le respondía los mensajes de sus familiares y amigos, y hasta le gestionó las redes sociales llegando al punto de cerrárselas.

Explicó que en un principio había naturalizado “la tirada de pelo, la agarrada de cuello” y que se hiciera pasar por ella tomándole el celular. Pero en un viaje a México que hicieron juntos, todo empeoró.

La última noche, el agresor le agarró el celular, vio una comunicación con el padre de su hijo y la empezó a empujar e insultar. Le tiró el pasaporte, la plata y le rompió el teléfono, con la idea de dejarla varada en ese país.

La joven estuvo cinco días encerrada, mientras él le manejaba el celular y le respondía los mensajes de sus familiares y amigos

Según reveló, alguien lo hizo entrar en razón y finalmente llamó a la embajada para que le dieran un nuevo pasaporte. “Tuve que decir que me habían robado la mochila con todo”, admitió la denunciante.

Cuando llegaron a la Argentina, ella decidió cortar con la relación y él le pidió una última charla a la que accedió, sin imaginar que sería el peor día de su vida.

“Me pegó en la cabeza piñas como si fuera una bolsa de boxeo, me dejó inconsciente, me clavó un cuchillo en la pierna mientras estaba en el piso. Cuando me levanté me agarró del cuello, me obligó a tener relaciones porque si quedaba embarazada cerraba mi Instagram, y cambiaba mi número de teléfono e iba a estar conmigo para toda la vida”, narró en sus Historias de Instagram.

“Me pegó en la cabeza piñas como si fuera una bolsa de boxeo, me dejó inconsciente, me clavó un cuchillo en la pierna”

Isaurralde se hizo pasar por ella. “Me sacó la llave de mi casa, mi tercer celular, y se habló cinco horas con mis contactos haciéndose pasar por mí porque yo era una puta obvio. Me cerró todas mis redes, mi whatsapp, y cortó toda comunicación. Les decía que estaba bien, que estaba tomando un café con él hablando”, contó.

Con un ojo morado, la cabeza hinchada, la nariz lastimada, la pierna sangrando, y todo el cuerpo golpeado, logró salir del calvario, terminar con la relación y denunciar al violento que la pudo haber dejado “en una bolsa de basura o tirada en el río” como él mismo le dijo una vez