El Reciclador, una organización ecologista de base barrial con 14 huertas comunitarias en diferentes veredas de la Ciudad de Buenos Aires, informó hoy que lograron “aplazar el desalojo de la huerta en la vereda de Roseti al 1000” y agregaron que “no se habría logrado sin la resistencia, solidaridad y compromiso de ciudadanas, ciudadanos, vecinos y vecinas”.

Las huertas comunitarias consisten en unos 80 maceteros que se alinean junto al cordón de la vereda en Rosetti al 1000, del barrio porteño de Chacarita, en los que crecen girasoles, plantas aromáticas, tomates, lechuga, habas, repollos, acelga y otras plantas alimenticias con apoyo de la gente del barrio.

En un comunicado emitido este miércoles, la organización explicó que “luego de 48 horas de vigilia logramos entre todas y todos aplazar el desalojo de la huerta en la vereda de Roseti al 1000 (CABA)”.

Y agregaron que “no podría haber sido sin la resistencia, solidaridad y compromiso de ciudadanas, ciudadanos, vecinos y vecinas al acercarse, o desde las redes sociales y mails, con su gran apoyo”.

“Desde el ministerio de espacio público e higiene urbana de la ciudad y la junta comunal de la comuna 15 reconocieron la genuina demanda de los y las vecinas, con el compromiso de generar una propuesta de integración de las huertas con el espacio público, respetando el modelo consensuado entre los frentistas”, explicaron.

“Hoy podemos decir que la organización y el trabajo comunitario ganó, que los sueños de una ciudad más verde con más vida, son parte de la realidad”, explicaron.

Carlos Briganti, el referente de la organización, había explicado a Télam que esta huerta “nació en pandemia, fue emplazada con mucho esmero, trabajo comunitario y amor, pero también nos llevó mucho sacrificio. Por eso no estamos dispuesto a abandonarla". (Télam)