Vecinos del barrio porteño de Floresta realizarán el martes próximo un “abrazo” al Polideportivo Pomar, para pedir al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires la reapertura de las instalaciones, que permanecen cerradas desde hace un mes por problemas con un caño de agua.

La protesta será a las 17 en la sede del Polideportivo, en Mercedes al 1300, para que “el Gobierno de la Ciudad abra las puertas y vuelvan las actividades deportivas al barrio”, indicaron los organizadores en un comunicado.

Según afirmó una de las vecinas a Télam, “a mediados de mayo se suspendieron las actividades en el natatorio que funciona en el complejo deportivo y unos días después se cerraron directamente las instalaciones”.

“Nos parece que se está cercenando el derechos de los niños y de la comunidad que va allí a hacer distintas actividades”, agregó.

El Polideportivo, situado en el barrio de Floresta, forma parte de la red de sedes del Gobierno de la Ciudad abiertas a la comunidad, con ingreso libre y gratuito, donde se dictan clases de básquet, fútbol, gimnasia para adultos, handball y hockey, entre otras disciplinas.

Además, cuenta con un natatorio a donde concurren los alumnos de cuarto grado de las escuelas públicas primarias de la zona que, de acuerdo a la currícula oficial, deben tener este tipo de clases en el horario previsto para educación física.

En tanto, fuentes del Gobierno porteño confirmaron el cierre del Polideportivo a Télam “por falta de suministro de agua a partir de la rotura del caño principal de alimentación del predio” y “cuya reparación ya fue cursada a la empresa a cargo del mantenimiento.

“Se estima que el proceso terminará a finales de la semana próxima”, precisaron. (Télam)