Vecinos de Colegiales, que se oponen a la construcción de edificios en la zona, repudiaron hoy la denuncia penal presentada en su contra por una empresa desarrolladora por pegar afiches y colgar pasacalles para visibilizar su reclamo y lo consideraron como intento de “amedrentar” y “de acallar” al colectivo barrial.

“La empresa constructora utiliza el aparato judicial para acallar nuestras voces”, afirmaron desde la organización barrial “Colegiales en Acción” ante su rechazo a la obra en curso sobre Gregoria Pérez al 3400, donde se proyectan edificios de hasta 24 metros.

A través de un comunicado, informaron que “la denuncia penal es contra una vecina y está basada en que plantamos un árbol, pegamos carteles en hojas A4 hechos con computadoras domésticas diciendo No a las Torres en Colegiales y No a los edificios de Altura más que la media y colgamos tres pasacalles para visibilizar lo que está pasando”.

“Dicha denuncia no tiene otro fin más que amedrentar, buscando callar al colectivo, con el fin de impedir que hagamos visible la situación”, indicaron.

En ese sentido, remarcaron que el emprendimiento en cuestión los “perjudica” porque “el barrio no está preparado para aumentar la densidad poblacional de esta manera y los vecinos no queremos que nuestro cielo se llene de edificios en un vecindario de casas bajas, de pocos espacios verdes y sin pulmones de manzana”.

“Es menester que el desarrollo de los barrios esté normado por su capacidad para ser disfrutados y no por su capacidad de ser explotados, impidiendo que las ganancias de unos pocos generen perjuicios y pérdida económica para toda la población barrial”, agregaron.

Y concluyeron al considerar de “lamentable que se utilicen los recursos públicos, en este caso el Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires, que deberían estar orientados a la protección de los derechos y los bienes de los vecinos, y no al servicio de quien pretende acallar la voz de quienes verdaderamente construimos cada día el barrio de Colegiales”. (Télam)