Vecinos de Boedo, en la Comuna 5 porteña, exigieron hoy al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que no tale una decena de árboles que están en un predio del barrio, que está abandonado desde hace años, donde la administración local planea la construcción de una plaza, obra para la cual anunció la extracción de la mayoría de los ejemplares.

El pedido de los vecinos corresponde al terreno de Constitución 3339, entre Loria y Virrey Liniers, lindante con la autopista 25 de Mayo, sobre el cual ya fue adjudicada la contratación a la firma Monge Construcciones SRL para desarrollar los trabajos para la plaza con una inversión $ 41.794.077.

De acuerdo al proyecto oficial, la intención es que el lugar que permanece tapiado desde hace años, luego de funcionar como una terminal de colectivos, se convierta en un espacio “para recreación, esparcimiento, de realización de actividad deportiva y de reunión”.

En diálogo con Télam, Myriam Godoy, vecina e integrante del Consejo Consultivo de la Comuna 5, explicó que “hace rato que el terreno no se usa, por lo que fueron creciendo árboles, de los cuales nos dijeron que van a quedar dos o tres, otros los van a trasplantar y más de diez van a ser extraídos sin un lugar de destino posible”.

“No tiene sentido sacar árboles para hacer una plaza”, aseguró Godoy que dijo que está previsto que esta semana arranque la obra en el predio, por lo cual reclamó a la gestión de Horacio Rodríguez Larreta que “respete los árboles porque estamos frente a una crisis climática”.

María Angélica Di Giácomo, de la organización “Basta de mutilar nuestros árboles”, consideró que “parece chiste, pero es lo que planean hacer”.

“Para construir una plaza semiseca, con 41,8% de suelo absorbente, planean talar 12 árboles, trasplantar cinco y conservar dos o tres”, precisó, y agregó que “es irracional, al lado de una autopista, necesitamos follaje frondoso para mitigar y protegernos de la contaminación del aire producto de la combustión vehicular y de la contaminación sonora y visual”.

Los vecinos enviaron un pedido de información pública a la Comuna para conocer los detalles del proyecto de la plaza, así como también indagaron acerca del porvenir de los árboles.

En ese marco, tuvieron como respuesta una nota en la cual les informaron que los árboles de “mayor porte” iban a conservarse, pero adelantaron que serían removidos los de “pequeño porte que crecieron de manera espontánea”.

Además, detallaron que la totalidad de los ejemplares están en condiciones “óptimas”, sin embargo señalaron que serán talados ya que “la duración del proceso de trasplante que demanda, trae como consecuencia la dificultad del ejemplar de volver a arraigarse”. (Télam)