Al menos siete personas murieron tras el paso de tornados por el sur de Estados Unidos, informaron hoy los servicios de emergencia.

En tanto, el Servicio Nacional Meteorológico (NWS) indicó que en el transcurso del día podrían ocurrir otros 45 tornados.

En el condado de Autauga, en el centro de Alabama, seis personas murieron a causa de este fenómeno natural, dijo a la agencia de noticias AFP el subdirector de servicios de emergencia, Gary Weaver.

La gobernadora de Alabama, Kay Ivey, declaró el estado de emergencia en este y otros cinco condados, y señaló en Twitter que varias partes del estado se vieron sacudidas por este peligroso fenómeno meteorológico.

La ciudad de Selma, en el condado de Dallas, un lugar clave en el movimiento por los derechos civiles de la década de 1960, también está en estado de emergencia tras sufrir "importantes daños", según la alcaldía, que pidió a los habitantes evitar desplazarse y mantenerse alejados de las líneas eléctricas caídas.

El fenómeno continuó su rumbo hacia el este para barrer el estado aledaño de Georgia, donde una niña de seis años murió a causa de la caída de un árbol. "Toda nuestra familia está desconsolada por esta tragedia", tuiteó el gobernador del estado, Brian Kemp.

Los tornados, fenómenos meteorológicos difíciles de prever, son relativamente comunes en Estados Unidos, en particular en el centro y el sur del país.

A finales de noviembre, 36 tornados mataron a dos personas en Alabama.

(Télam)