La ciudad de Ushuaia, en Tierra del Fuego, registró hoy los valores de temperatura más altos en lo que va del año, con un pico de 27 grados después del mediodía, y la población fueguina se volcó masivamente a la costa del Canal Beagle, donde muchos se animaron a bañarse y la postal se pareció a la del verano en la costa atlántica bonaerense.

Tal como estaba pronosticado desde ayer, la ciudad más austral del mundo vivió una jornada calurosa, con cielo despejado y unas pocas ráfagas de viento del sector norte.

El fenómeno es atípico porque si bien los valores térmicos en verano suelen alcanzar los 15 o 20 grados centígrados aún en esta latitud, no es habitual que superen esa cifra y que ello se combine con un cielo sin nubes y ausencia de viento, explicaron fuentes meteorológicas consultadas por Télam.

El resultado fue que miles de fueguinos, y también ocasionales turistas, tomaron sus vehículos y se trasladaron hasta las playas más tradicionales de la costa ushuaiense, además de ocupar las riveras de ríos y lagunas.

En lugares como Playa Larga, situada a unos kilómetros del centro de la capital fueguina, el Río Olivia, en las afueras de la ciudad, o la Costa de los Yámanas, hacia el sector opuesto del ejido urbano, la gente se instaló como si fuera la costa atlántica.

Carpas, algunas sombrillas, canoas, juegos infantiles flotantes y otros elementos típicos del verano aquí llamado "del norte", formaron parte de la inusual imagen que se repitió en toda la extensión costera, donde los más osados se animaron a nadar, desafiando los pocos grados de temperatura del agua de la zona.

Durante una recorrida efectuada por Télam por una de las playas más concurridas, frente al hotel Bahía Cauquenes, la mayoría de las personas disfrutaba la jornada pero manteniendo la distancia social y las recomendaciones sanitarias por la pandemia de coronavirus.

"Trajimos comida y varios vasos y mates para no intercambiarlos. La idea es disfrutar este día inusual pero cuidándose lo más posible", dijo una mujer acompañada de un grupo de familiares.

El calor comenzó temprano en la ciudad situada a 1000 kilómetros de la Antártida, con temperaturas de 16 a 18 grados en las primeras horas del día, que luego treparon hasta los 27 y se mantuvieron entre los 20 y los 23 ya entrada la tarde.

Según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), el veranito fueguino concluirá en las próximas horas, cuando se produzca un descenso paulatino de la temperatura que mañana llegará como máximo a los 14 grados y ya se espera cielo nublado y algunas lluvias. (Télam)