Alrededor de 200 ballenas piloto murieron tras quedar varadas en una playa barrida por las olas en la abrupta costa del oeste de Tasmania, en Australia, indicó un equipo de rescate de ese país.

Solo 35 de las aproximadamente 230 ballenas encontradas en la playa el día antes seguían vivas, dijo a los periodistas Brendon Clark, responsable del servicio de operaciones de los servicios locales de vida salvaje, según la agencia AFP.

Las ballenas piloto suelen navegar la zona del Océano Índico y se calcula que cerca de 300 animales quedan varados anualmente, según cifras oficiales. (Télam)