Considerando que la experiencia del año pasado con el formato de clases virtuales fue “exitosa”, la Universidad de Buenos Aires (UBA) y las del conurbano bonaerense abrirán el ciclo lectivo 2021 con la mayoría de sus carreras dictadas de manera online.

Queda pendiente resolver cómo serán las prácticas de algunas asignaturas que requieren presencialidad de manera obligada, y que no fueron dictadas el año pasado por causa de la pandemia. Se trata de contenidos específicos de facultades como Medicina, Ciencias Exactas y Naturales, Odontología, Farmacia y Bioquímica, Veterinaria o Agronomía.

En la UBA, que es la casa de altos estudios más grande de Latinoamérica, desde enero se dictan clases presenciales para algunas materias de dichas carreras.

Este es un punto sobre el que hay discrepancias entre las universidades del Conurbano, debido a que algunas apelarán a sus propios edificios para las materias en cuestión, y otras apostarán a resolverlo en el marco del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) por considerar que no cuentan con la infraestructura adecuada.

Según informaron desde la UBA, el resto de las carreras empezarán en forma virtual, misma modalidad que se aplicará a la hora de sacar turnos para los exámenes de  febrero y marzo.

“Si bien la presencialidad es esencial para la formación universitaria, está claro que la irrupción de las tecnologías de información y comunicación dio un aporte significativo al proceso de enseñanza y aprendizaje", advirtieron.

"La irrupción de las tecnologías de información y comunicación dio un aporte significativo al proceso de enseñanza y aprendizaje"

En el Conurbano apuestan para el primer cuatrimestre que comenzará el lunes 1 de marzo, a repetir la "exitosa experiencia de la virtualidad" del año pasado, en la que "fue muy poco el desgranamiento de estudiantes".

Así las universidades Jauretche, de Florencio Varela y de Quilmes, al sur del gran Buenos Aires, iniciarán de manera virtual la gran mayoría de sus carreras. Las que requieran presencialidad comenzarán en abril, hasta resolver el tema de los espacios que requiere el protocolo sanitario por Covid, y falta definir cómo se realizarán las prácticas de “algunas materias de Ingenierías y de Trabajo Social".

Desde la Jauretche advirtieron que el éxito de la virtualidad se debió a que los estudiantes "están acostumbrados a utilizar el celular en su vida diaria y les resulta fácil introducir el mundo universitario en su dispositivo".

Sin embargo, entre las debilidades de esta modalidad se cuenta la limitación a la hora de empatizar que tiene el docente con el estudiante, que afecta la “necesaria retroalimentación”.

Para el segundo cuatrimestre se espera que el avance de la vacunación permita incrementar el dictado de clases en las aulas. “Tendremos que dividir a los alumnos en grupos para aprovechar los espacios y cumplir con los protocolos", señalaron