Una huella de dinosaurio de 220 millones de años, conservada en perfectas condiciones, fue hallada por una niña de cuatro años cuando caminaba por una playa en Gales con su padre.

El hallazgo se produjo cuando la niña, identificada como Lily Wilder, paseaba por la playa de Bendricks Bay en Barry, en el distrito de Vale of Glamorgan, y al ver la huella llamó a su padre, quien le tomó una fotografía, informó la BBC.

La familia envió las fotos a las autoridades locales, que destacaron el valor del hallazgo, consignó la agencia de noticias Ansa.

"Es el mejor ejemplar jamás encontrado en esta playa", consideró Cindy Howells, curadora de paleontología del Museo Nacional de Gales, en referencia a la huella, de 10 centímetros de largo, que probablemente perteneció a un dinosaurio de unos 75 centímetros de alto.

La huella fósil hallada impresa en lo que alguna vez fue una superficie barrosa, fue removida esta semana y llevada al Museo Nacional en Cardiff, donde será exhibida. (Télam)