Una mujer de 35 años fue asesinada en el interior de su domicilio de la localidad chaqueña de General José de San Martín y por el hecho fue detenido su ex novio. El cuerpo de María Elizabeth Alcaraz Martínez fue hallado en las primeras horas de la madrugada del domingo en la vivienda en la que residía sola, situada en la manzana 33 parcela 14 del barrio 9 de Julio, de esa localidad de la zona centro-este de la provincia. Si bien en un principio el hecho fue caratulado como "muerte de etiología dudosa", con el correr de las horas, las pericias mostraron que Alcaraz Martínez había sido golpeada y asfixiada. Horas después, un ex novio de la víctima, un hombre de 45 años, fue detenido como sospechoso de haber cometido el femicidio. Los primeros informes médicos en torno al caso revelaban que el crimen se produjo antes de las 22:00 del sábado, revela el sitio Datachaco. El cuerpo fue trasladado a la ciudad de Resistencia para obtenerse un segundo informe pericial. En el marco de las averiguaciones del caso, los efectivos de la Policía local abocados al hecho recolectaron testimonios en los que se indicaba reyertas entre la víctima y el sospechoso, quien habría intentado agredirla. La detención del hombre, quien reside en el barrio Leale, fue ordenada por la titular de la Fiscalía de Investigaciones número 2, Andrea Yolanda Langellotti

Además, se ordenó el secuestro de dos teléfonos celulares y otros elementos de interés en la causa. Se trata del primer femicidio ocurrido en Chaco en lo que va de 2021. El último caso similar se había producido el 31 de diciembre de 2020 en la localidad de San Bernardo, donde Elva Casco, de 37 años, fue degollada por su esposo, quien escapó en una moto hacia la zona rural aledaña y se mató de un disparo. El anterior crimen que tuvo como víctima a una mujer, al igual que el de este domingo, se había producido en General San Martín, cuando Griselda López, quien tenía 43 años, fue asesinada a puñaladas el 11 de octubre pasado

El autor del hecho, Pablo Lugano, de 48 años, fue abatido por la Policía tras una persecución. AMR/OM NA