Tras sufrir graves quemaduras en su cuerpo, la joven trans Sofía Micaela Catán lucha por su vida en la sala de Terapia Intensiva del Hospital Regional de la ciudad Capital de Santiago del Estero, donde se encuentra en "estado crítico, con quemaduras del 50% del cuerpo y los pulmones comprometidos", dijo hoy a Télam la hermana, Soledad Catán.

Micaela, de 28 años, llegó en la noche del sábado al hospital con la ayuda de una vecina, quien la ayudó ante la gravedad de las quemaduras en su cuerpo, las cuales habría sufrido -según su hermana- cuando se encontraba con su pareja, en la casa que compartían en el barrio capitalino Santa Rosa de Lima.

"Ella está en terapia intensiva, con oxígeno porque tiene los pulmones muy afectados, además tiene quemaduras en la cara, cuello, brazos, panza y en las piernas. Por eso está en estado crítico", detalló Soledad.

En cuanto a la causa que originó las quemaduras, la hermana dijo que hay dos versiones "por un lado una vecina dice que fue con agua hervida y otra dice que eran como con llamas, yo creo que fue esta última porque tiene el pelo como chamuscado".

Para Soledad, la pareja de Micaela es el autor de las lesiones, porque ese sábado a la noche "ella estaba con él, al parecer estaban tomando y se desconocieron", pero no está claro que pasó porque lo que "sabemos es que él le había dicho a una vecina que él se había ido al baño y cuando regresó Micaela se había arrojado alcohol y se prendió fuego".

Explicó que en ese momento una vecina acudió a ayudar a Micaela, cuando su pareja "fue hasta la casa de otra de mis hermanas y le dijo que Micaela se había prendido fuego, pero después desapareció".

Por lo tanto pidió que se lo encuentre y la "Justicia investigue realmente que pasó", porque "nada está claro. Además, él era muy celoso con Micaela, peleaban y discutían".

Por su parte, Luisa Paz, referente del movimiento Trans de Santiago del Estero, en diálogo con Télam se mostró consternada y dijo que "Mica es una militante activa de ATTA y Divas, siempre participa de todas las actividades".

"Cuánto tiempo debe pasar cuánto tiempo necesitamos para comprender lo profundo y arraigado que está la violencia", se preguntó.

Porque "ella aún participando de un montón de congresos, del foro feminista, en reuniones y conversatorios sobre la violencia, uno se pregunta cuán profundo está arraigada la violencia, porque con toda la información que ella manejaba, le era difícil poder seguir sosteniendo su pareja. Debe ser uno de los puntos de las discusiones de ellos seguramente", consideró.

Luisa Paz dijo que "nosotros no veíamos nada, ella jamás nos contó que tenía problemas o que era sometida o que no la dejaba salir, nos enteremos ahora recién que pasó esto, que nos contó la mamá de Mica y, obviamente, le creemos absolutamente".

Por lo que reflexionó que "esto también nos da una visión de cómo debemos continuar trabajando fuertemente con todas las compañeras para dentro de nuestras familias, que ahí esta muy enquistada la violencia machista en general", para "lograr que cada compañera se descontruya y lograr descontruir esas familias, esas parejas, compañeros de vida y empezar a plantear esos temas en sus casas".

"Ahora queremos que Mica salga de la situación que se encuentra, que está muy delicada, esperamos que se vaya mejorando y seguiremos trabajando para que esto no pueda volver a suceder, porque es trabajar sobre nuestro entorno afectivo, modificar y armar estrategias para que no sigan reproduciéndose esa violencia, que terminan en situaciones como la que se encuentra Mica", concluyó. (Télam)