Un fuerte temporal de lluvia, piedra y ráfagas de más de 100 kilómetros por horas azotó anoche a la localidad sanluiseña de Buena Esperanza, y causó heridos leves y destrozos en casas, informaron hoy fuentes oficiales.

El fenómeno climático, que comenzó pasadas las 23 de ayer y que tuvo una duración aproximada de 20 minutos, derribó árboles, ramas, voló techos, paredes, postes de luz y alumbrado, antenas de telefonía, y dejó sin luz y sin comunicación a toda la localidad, ubicada a 300 kilómetros de la capital puntana.

Algunas personas debieron ser evacuadas debido a los daños en sus hogares y otras fueron atendidas en el hospital local debido a las heridas, en su mayoría por cortes cuando intentaban contener las ventanas ante la insistencia del viento, explicaron las fuentes.

Muchos de los evacuados, que fueron alojados en el hospital debido a que era el único lugar que contaba con energía y comunicación a través de WIFI, ya regresaron a sus hogares, pero se sigue evaluando los daños, según fuentes policiales. (Télam)