Reparar electrodomésticos se convirtió en una salida laboral para personas en situación de vulnerabilidad económica, muchas de ellas mujeres, que a partir de un proyecto que une a organizaciones sociales y una empresa, posibilita construir un proyecto de trabajo colectivo.

La iniciativa consiste en extender la vida útil de los electrodomésticos y promover la inclusión social "con oportunidades genuinas para aquellas personas que por diversos motivos encontraban barreras para acceder al mercado laboral", explicó Marcela Cominelli, gerenta de la empresa Newsan, impulsora de la iniciativa.

El programa convocó a personas de comunidades en situación de vulnerabilidad, se les brindó herramientas y al acompañamiento y así se conformaron 4 unidades productivas en las localidades bonaerenses de Virrey del Pino, Bernal Oeste, San Martín y Victoria.

Las unidades productivas son las que ofrecen un servicio de reparación técnica.

Se capacitó a través del programa Newsan In a más de 300 personas: una de ellas es Oriana Rojas, de 22 años, que conoció la iniciativa gracias a Cáritas Quilmes.

"Me gustó la posibilidad de reparar electrodomésticos, ahora también los vendemos junto a mi mamá y papá, porque tengo conocimientos para asesorar a los clientes", le contó la joven a Télam.

El otro eje del proyectos son las unidades de venta que integran una red de comercialización con el objetivo de dinamizar las economías barriales.

También aprendió a reparar electrodomésticos Luzsol Rodríguez, de 31 años, que tiene dos hijos, que ayudaba en un comedor comunitario y pensó que sería bueno sumar ese saber para cuando se rompiera alguna herramienta de trabajo.

"Lo que me pasó es que cuando comencé la capacitación se miraba raro que fuera una mujer, se piensa que es trabajo sólo de hombres", contó.

Ahora ella se define como reparadora, vendedora y administrativa, ya que tiene a cargo una unidad de venta de electrodomésticos reparados.

"Pusimos especial foco en mujeres en situación de vulnerabilidad. La formación fue diseñada para dinamizar las economías barriales, promover el auto-empleo, contribuir a la reducción de la brecha de género y mejorar la calidad de vida de los consumidores", explicó la ejecutiva.

Esta edición del proyecto "convocó principalmente a mujeres en situación de vulnerabilidad que recibieron acompañamiento individual y grupal de tutores, mentores y voluntarios de la compañía para conformar 6 nuevas unidades de venta", añadió.

Luzsol resaltó que se trata de "un trabajo que hacemos en grupo, me costó al principio trabajar con otras personas, pero nos vamos enseñando y estoy muy cómoda con este trabajo".

En el 2020, junto a Fundación Tzedaká se gestó www.electrosolidario.com.ar, un marketplace de productos 100% reacondicionados que otorga una nueva oportunidad para las personas, los productos y el planeta.

"Creemos en un modelo de negocio sustentable que promueve el crecimiento económico, propicia el desarrollo de las personas, crea valor compartido, y al mismo tiempo es consciente del impacto social y ambiental que podemos generar", comentó Cominelli.

De acuerdo a datos del proyecto se repararon más de 40.000 equipos electrónicos "que generaron una importante reducción de RAEE (residuos de aparatos eléctricos y electrónicos)" y la tasa de recupero de electrodomésticos es del 53%".

(Télam)