Al menos una persona murió y decenas resultaron heridas hoy en una estampida frente a un estadio de fútbol en Irak, escenario de la final de la Copa del Golfo, informaron fuentes sanitarias y de seguridad.

Según el Ministerio del Interior, después de varias horas de confusión, la calma volvió a los alrededores del estadio, y el partido Irak-Omán pudo desarrollarse, con una victoria 3 a 2 para Irak, donde se escucharon bocinazos y se tiraron fuegos artificiales para celebrar el triunfo.

Además, en la plaza Tahrir de Bagdad se desplegaron cientos de banderas del país, consignó la agencia AFP.

Miles de aficionados sin entradas se agolparon desde la madrugada frente a las puertas del estadio de Basora con la esperanza de asistir al partido.

"Hay un muerto y decenas de heridos leves", señalaron fuentes médicas.

Un funcionario del Ministerio del Interior confirmó el balance y explicaron que la multitud se debía a "un gran número de aficionados, en particular personas sin tickets de entrada, que se reunieron desde la mañana e intentaron ingresar" en el estadio.

"En el interior del complejo deportivo, las rejas estaban cerradas cuando la estampida tuvo lugar", indicó un fotógrafo.

En fotos publicadas en las redes sociales, se puede observar cómo una marea humana trataba de alcanzar el estadio.

"Durante la tarde, la calma regresó de manera progresiva a los alrededores del estadio, con capacidad de hasta 65.000 espectadores, gracias a la dispersión de los aficionados", destacó Saad Maan, portavoz del Ministerio del Interior.

En tanto, un comunicado oficial indicó que el primer ministro Mohamed Chia al-Soudani se desplazó al lugar del hecho, con motivo de "una reunión urgente en presencia de ministros y del gobernador de Basora", organizada "para discutir las medidas especiales para la final de la 25ª Copa del Golfo".

"Este país maltratado por cuatro décadas de conflicto apostó con fuerza por la 25ª Copa del Golfo de fútbol en Basora para recuperar su imagen, luego de años sin poder organizar partidos internacionales debido a las condiciones de seguridad", precisó el comunicado.

Se trató de la primera vez desde 1979, que la Copa del Golfo, evento bienal, se celebró en suelo iraquí.

El torneo reunió a ocho países: Irak, Kuwait, Omán, Arabia Saudita, Baréin, Catar, Yemen y Emiratos Árabes Unidos.

Los finalistas, Irak y Omán, ya se habían enfrentado durante la jornada inaugural en la fase de grupos el pasado 8 de enero, antes del cual hubo un altercado entre una veintena de personas en la zona vip del Estadio Internacional de Basora.

Irak sufrió en el pasado sangrientas estampidas.

La última causó 31 muertos y un centenar de heridos en septiembre de 2019 en Karbala, durante el peregrinaje chiíta de Ashura, al sur de Bagdad. (Télam)