Un muerto, 15 heridos y 15.000 hogares sin luz causaron las violentas tormentas que azotaron gran parte del territorio de Francia, informaron hoy las autoridades.

"Hubo 15 heridos, dos de ellos de gravedad, y una persona muerta en Ruán", anunció el ministro del Interior, Gérald Darmanin, al dar a conocer el balance de las tormentas poco habituales que afectaron el sábado los transportes y provocaron importantes daños agrícolas.

En la ciudad de Rúan (noroeste), una mujer de unos 30 años murió atrapada bajo un vehículo tras ser arrastrada por una "corriente de lodo", señaló el ministro, informó la agencia de noticias AFP.

Entre los dos heridos graves figura un adolescente de 13 años "en estado crítico", detalló Darmanin.

En total, unos 2.400 bomberos realizaron unas 3.500 intervenciones de auxilio y fueron contabilizados 50.000 impactos de rayos, agregó el ministro francés.

Según Darmanin "es la primera vez en 20 años" que una parte tan importante del territorio francés se ve afectada simultáneamente por tormentas.

A su vez, unos 15.000 hogares continuaban hoy sin electricidad.

El ministro del Interior dijo que propondrá que se decrete el "estado de catástrofe natural" para que los afectados puedan agilizar los trámites con las aseguradoras.

En Loir-et-Cher, en el centro de Francia, 30.000 scouts reunidos para un campamento

durante el fin de semana de Pentecostés tuvieron que ser llevados a un lugar seguro, muchos de ellos dentro del castillo de Chambord.

"La tormenta se desató hacia las 16H30. Duró unos minutos, pero fue relativamente fuerte, y una ráfaga de viento derrumbó las tiendas de los exploradores", explicó a AFP el portavoz de prensa de los scouts, Damien Tardy.

"Diez mil jóvenes, de entre 8 y 12 años, se refugiaron en el interior del castillo con la colaboración de la prefectura", añadió.

En la región de las Landas y Gers, en el suroeste de Francia, el granizo, del tamaño de una pelota de golf, cayó sobre parte de los viñedos de Armagnac, según informaron los productores y las autoridades locales.

Bernard Malabirade, presidente del departamento de agricultura de Gers, dijo que la tormenta de granizo había afectado a decenas de miles de hectáreas.

También los rayos iluminaron los cielos franceses en Bretaña (noroeste), Normandía (norte) o la región de París.

Fotógrafos aficionados colgaron en las redes imágenes de rayos abatiéndose sobre lo alto de la Torre Eiffel.

En Vincennes, al este de París, el festival de música We love green debió ser interrumpido ya que "las condiciones no son agradables ni para el público ni para los artistas", anunció un organizador desde el escenario.

En cambio, en la isla de Córcega, lejos del ambiente tormentoso, fue el calor el gran protagonista: se llegó a 37,4 grados, un récord para un mes de junio, según Météo France, concluyó AFP. (Télam)