Un hospital rosarino debió ser evacuado esta mañana a raíz de una falsa amenaza de bomba, que el secretario de Salud de la ciudad, Leonardo Caruana, relacionó con la llegada de segundas dosis de la vacuna Sputnik V.

El hecho se registró a las 8:45 horas, cuando autoridades del Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Rosario (Cemar) recibieron la amenaza telefónica, que obligó a activar el protocolo de evacuación del edificio, donde también se encuentra la Maternidad Martín.

Por ese hecho, en el sanatorio donde trabajan más de 600 personas debió ser evacuado casi el 70 por ciento del personal y pacientes, a excepción de quienes presentaban cuadros que impedían ser trasladados, y los profesionales que se encontraban a su cuidado.

Tras ello, personal de la Brigada de Explosivos registró el lugar y confirmó que se trató de una falsa alarma, por lo que ya se retomó la actividad cotidiana del lugar.

"La atención en el Cemar seguirá. Se reprogramarán los turnos que se tendrán que reprogramar, pero se garantiza la atención, porque no fueron más de 40 minutos de suspensión por este tema y ya estamos volviendo a la normalidad", dijo Caruana.

El funcionario formuló declaraciones durante una rueda de prensa, en la que relacionó la amenaza con la llegada de segundas dosis de la vacuna Sputnik V.

"Estaba relacionado con la vacuna", dijo Caruana, al ser consultado sobre el llamado de amenaza de bomba de esta mañana, aunque no brindó más precisiones, pero aseguró que "se sigue aplicando la segunda dosis".

"Estamos esperando más vacunas para completar a todos los trabajadores, se está vacunando por turnos. No hubo nada nuevo sobre el ingreso de las vacunas en la institución", añadió Caruana.

Por último, el funcionario confirmó que "el operativo de vacunación continúa en los mismos lugares, es decir en el Hospital Clemente Álvarez (Heca), y en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela, colocando las segundas dosis". (Télam)