El comerciante de Rawson Roberto Carlos Valenzuela donó su camioneta modelo 2017 para que sea sorteada y así juntar fondos para la compra de un avión hidrante, en un gesto solidario que nació tras los incendios que afectaron a pobladores y viviendas de la comarca andina, en Río Negro y Chubut, hace un mes.

"Fue terrible para mí ver esas imágenes que me llegaban de amigos que tengo en la cordillera. No pude dormir pensando qué hacer para ayudar de manera concreta, aunque no sea para el momento sino para otras situaciones similares que muy probablemente volverán a ocurrir", dijo a Télam en su comercio Roly, como se lo conoce en su barrio.

El hombre de 49 años contó que fue al Instituto de Asistencia Social (IAS), la Lotería de la provincia, para que aceptaran la donación y ese organismo quedó a cargo de organizar el sorteo para rifar la camioneta.

Tras cumplir algunos trámites, el presidente del IAS de Chubut, Luis María Aguirre, anunció que se realizará un sorteo especial el próximo 16 de mayo y que cada rifa costará 2.500 pesos.

"Sé que no alcanzará, pero será el puntapié inicial porque la intención es motivar espíritus y si se junta una masa de dinero crítica, quizá con aportes de los Gobierno de Chubut y de Río Negro se pueda comprar un avión hidrante, aunque sea chico, y quede en la comarca que comparten las dos provincias para el combate de incendios", sostuvo Valenzuela.

La intención es que el sorteo tenga la modalidad del "sale o sale", es decir que no quede la camioneta en poder de lotería y si así ocurriera sea donada a la brigada contra incendios de la zona.

Valenzuela, que tiene tres hijas de 17, 16 y 12 años, contó que "así como varias veces subí y me caí en mi actividad por los avatares de la economía, también pude salir al frente con espíritu y venciendo cualquier actitud derrotista", por lo que se entusiasmó con que se pueda concretar su objetivo.

"Mis hijas jamás me cuestionaron la decisión y se enteraron cuando escucharon una FM del barrio que fue la encargada de difundir la noticia, ya que fue una determinación personal rifar la camioneta", dijo.

Para ponerlo en marcha, primero firmó el documento obligatorio para la realización de transferencias del automotor, conocido como 08, para el Instituto de Asistencia Social de Chubut.

El vehículo fue valuado en $3.000.000 y ni bien se hizo pública la iniciativa no faltaron quienes, a través de las redes sociales, compararon el gesto de Valenzuela con la actitud de dirigentes que a la hora de "donar" transfieren fondos que generalmente no son propios.

"Vi que muchos se preguntaban qué estaba dando yo y qué donaban de su bolsillo los diputados provinciales pero la verdad que yo ni me enredo de esas historias, cada uno sabe lo que hace y por qué lo hace. Yo solo sé que soy feliz haciendo esto" aseguró.

El comerciante también contó que se pondrá personalmente en la calle para vender las rifa y motivar a la gente a que compre.

Por su parte, Aguirre explicó que "este tipo de gestos son muy motivadores y por eso no dudamos en buscarle la vuelta para facilitar todo dentro de las normas que nos rigen".

Lo recaudado irá a una cuenta especial del Banco del Chubut con destino específico. (Télam)