La Cámara Nacional en lo Comercial confirmó la condena a un shopping porteño para que indemnice a un particular a quien le robaron armas y municiones, además de otras pertenencias que había dejado dentro de su vehículo en la playa de estacionamiento del centro comercial para concurrir con su familia a ver una película en un cine del lugar.

Según informaron fuentes judiciales, la demanda la promovió un hombre identificado como D.E.T. contra Panamerican Mall S.A. (conocido como Dot Baires Shopping) por un hecho ocurrido el 12 de diciembre de 2014, por el que se le reconoció por daño material la suma de 286.029,72 pesos, más los intereses según “tasa activa” desde que ocurrió el episodio hasta la fecha del “efectivo pago”.

De acuerdo a la demanda, D.E.T. expuso que ese día había concurrido a ver una película y, cuando regresó al estacionamiento para retirar su camioneta comprobó que le habían sustraído una mochila, dos bolsos con tres armas de fuego de competencia y unas 70 municiones, porque luego tenía pensado ir practicar al Tiro Federal de Lomas de Zamora.

Agregó que entre los elementos sustraídos, también había dos cámaras marca Gopro, un juego de protectores auditivos, un GPS, 11 cargadores y una computadora portátil, lo que dejó asentado en la denuncia policial que realizó, y lamentó que, semanas después del robo, solo se le ofreciera una compensación económica que calificó como “irrisoria”.

Como respuesta, la demandada se opuso al reclamo, negó los hechos, remarcó que el hecho que D.E.T. presentara un ticket de estacionamiento no probaba el ilícito, y que del robo de la mochila y los bolsos solo existía en la versión del particular.

En cambio, la Sala F de la Cámara resaltó que “el accionante agregó a la causa cuanta prueba resultó a su alcance”, mientras que la demandada solo “se limitó al mero desconocimiento de los hechos”.

Asimismo, el tribunal evaluó que además del ticket de estacionamiento, y declaraciones de testigos, se aportó como prueba el video de una cámara de seguridad que registró el ingreso del rodado de D.E.T. y, que minutos después “una silueta de un hombre que se dirige a la camioneta, la abre sin activar ningún sistema de ingreso, accede a su interior y sale con algunos elementos por la puerta trasera”.

Los camaristas Ernesto Luchelli, Alejandra Tévez y Rafael Barreiro consideraron que si bien sobre la guarda de las armas en el vehículo estacionado y su posterior desaparición “no hay prueba directa y concluyente”, la misma surge de los otros elementos aportados a la causa, “analizados en conjunto y de acuerdo a las reglas y principios de la sana crítica”. (Télam)