Un incendio de gran tamaño devastó hoy una histórica fábrica de San Petersburgo, en el noroeste de Rusia, donde por las llamas un bombero falleció y otros dos resultaron heridos, mientras que las espesas humaredas negras se vieron a varios kilómetros de distancia del edificio.

Todavía se desconoce en qué circunstancias se originó el incendio, que los bomberos continuaban combatiendo y que afectó a más de 10.000 metros cuadrados de la "Fábrica Nevski", un gran complejo de ladrillo rojo construido por un industrial inglés en el siglo XIX y clasificado como monumento histórico.

"Según datos preliminares, una persona falleció y dos fueron hospitalizadas", informó el Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia a la agencia AFP sobre la situación de los bomberos que combatían el fuego, que fueron al menos 350 desplegados en el operativo.

Para los servicios de rescate el estado de los heridos es "grave" y el Ministerio de Situaciones de Emergencias precisó que se habían quemado entre un 40% y un 50% del cuerpo.

El ministerio ruso precisó que 40 personas fueron evacuadas de la fábrica, situada al sureste de San Petersburgo.

El comité de investigación, por su parte, abrió una investigación por muerte por negligencia. (Télam)